Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos defiende que el diálogo con el ELN completará al de las FARC porque "el conflicto es uno solo"

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha defendido este miércoles el inicio de un proceso de negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y ha explicado que este diálogo complementará al de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya que "los procesos son distintos pero el fin del conflicto es uno solo".
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha defendido este miércoles el inicio de un proceso de negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y ha explicado que este diálogo complementará al de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya que
"los procesos son distintos pero el fin del conflicto es uno solo".
Santos ha admitido en un discurso televisado que la incorporación del ELN a un proceso de diálogo permitirá una paz "más estable y duradera" que la que se obtendría únicamente mediante un pacto con las FARC, con las que el Gobierno negocia desde otoño de 2012.
El mandatario colombiano ha querido dejar claro que ambos procesos tienen "una naturaleza muy distinta" porque se trata de organizaciones "muy diferentes" y, ahora, existen "otras características" que no se daban hace más de tres años. Sin embargo, también ha reconocido que "los procesos son distintos pero el fin del conflicto es uno solo".
En este sentido, ha defendido que en ambos casos existen "líneas rojas muy claras" que el Ejecutivo no traspasará "ni un solo milímetro", como por ejemplo la negociación del sistema político o económico en vigor. Tampoco volverán a acordarse aspectos ya cerrados con las FARC como la comisión de la verdad, el tribunal para la paz o la misión internacional de verificación.
POLÍTICA
El objetivo de este nuevo proceso es "erradicar la violencia" y "propiciar el tránsito del ELN a la política legal sin armas", en palabras de Santos, que ha exigido un calendario "preciso" y garantías de transparencia para evitar un posible rebrote. "La paz no puede ser ni será jamás una paz armada", ha avisado.
Asimismo, ha indicado que el proceso no se iniciará hasta que no queden resueltos algunos temas humanitarios, entre ellos el secuestro del patrullero Héctor Germán Pérez, que desapareció el pasado 20 de marzo en el sur de Bolívar. Santos ha afirmado que "no es aceptable avanzar mientras (el ELN) mantenga personas secuestradas".
AGENDA INICIAL
El Gobierno de Colombia y el ELN han anunciado este miércoles una agenda de seis puntos sobre la cual pivotarán las negociaciones. Según Santos, estos lineamientos responden a la "entidad propia" de la guerrilla y mantendrán a las víctimas "en el centro de la solución del conflicto".
El proceso arrancará con iniciativas destinadas a la participación que permitirán "escuchar propuestas de los ciudadanos" y adoptar un "enfoque territorial" para tener en cuenta las necesidades de las distintas regiones. En este sentido, Santos se ha mostrado partidario de ofrecer "programas alternativos" en zonas donde proliferan actividades ilegales vinculadas al narcotráfico y la minería, entre otras.
"La paz liberará todo el potencial que tenemos como nación", ha destacado Santos, que ha apelado a la unidad. Una vez concluidos "más de 50 años de guerra", el presidente confía en que Colombia pueda "concentrarse" en convertirse en "la nación libre, moderna, justa e incluyente que puede y debe ser".