Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de Sarkozy subraya que la imputación no impide su posible candidatura presidencial

El abogado del expresidente francés Nicolas Sarkozy ha defendido este miércoles que su cliente tan sólo está imputado por una "infracción formal" en la campaña electoral de 2012 y ha subrayado que, independientemente de las acusaciones, podría ser candidato en los comicios presidenciales de 2017.
Sarkozy fue imputado el martes tras ser interrogado durante doce horas por los jueces que investigan el 'caso Bygmalion', en el que se analizan las supuestas irregularidades de financiación durante la campaña de 2012. Los magistrados sospechan que pudo haber excedido el límite de gastos, una "infracción formal" en opinión de su abogado, Thierry Herzog.
En este sentido, el abogado ha asegurado en una entrevista a la emisora Europe 1 que al expresidente no se le ha imputado ningún delito relativo a una posible trama de doble contabilidad y falsos recibos. Sarkozy figura como 'testigo asistido' --a medio camino entre el testigo y el imputado-- para los cargos de abuso de confianza, fraude y uso de documentación falsa.
La implicación de Sarkozy en el proceso no tiene por qué significar que termine sentándose en el banquillo como acusado, pero sí enturbiará su imagen en unos meses clave en la carrera por el Elíseo. El antiguo mandatario, de 61 años, aspira a presentarse de nuevo a la Presidencia al frente de Los Republicanos.
Herzog se ha referido a esta posibilidad y ha dejado claro que las investigaciones en marcha no tumban aspiración política alguna: "Ser imputado no impide ser candidato a las presidenciales". Asimismo, también ha negado una posible traba de cara a las primarias de su formación, si bien ha evitado confirmar una candidatura que --al menos de momento-- todos dan por segura.