Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El de Saskatchewan, el tiroteo más mortífero que tiene lugar en una escuela de Canadá desde 1989

Si bien los tiroteos han ocurrido con mucha más frecuencia en Estados Unidos, el de Saskatchewan no es el primero que tiene lugar en un centro educativo de Canadá. Durante los últimos sesenta años, al menos una decena de instituciones han sido escenario de diferentes tiroteos, según los datos recopilados por Radio Canada.
En marzo de 1959, un joven de 19 años, Stan Williamson, abrió fuego en uno de los pasillos del instituto Ross Sheppard de Edmonton. Williamson mató a otro estudiante, éste de 16 años, e hirió a otros cinco, antes de que un grupo de alumnos lo retuviera hasta que llegó la Policía.
Muchos años pasaron hasta el siguiente, que tuvo lugar en el instituto Centennial, de Brampton, Ontario. En mayo de 1975, un joven de 16 años abrió fuego contra el resto de estudiantes en el baño del colegio. Michael Slobodian mató en su ataque a dos personas, un alumno y un profesor, y logró herir a otras 13 antes de quitarse la vida.
Hasta el siguiente no llegó a pasar tanto tiempo: unos meses después, en octubre, Robert Poulin, de 18 años, abrió fuego en el instituto San Pío X de Ottawa, también en Ontario. El ataque de Poulin, de 18 años, se saldó con una víctima mortal y cinco heridos.
Poco antes de este tiroteo, el mismo Poulin había violado y matado a una compañera de clase en el sótano de la escuela, historia que quedó plasmada en el libro 'Rape of a normal mind', escrito en 1977 por Christopher Cobb y Bob Avery. Tras el tiroteo del colegio, Poulin se quitó la vida.
Tres años después, el escenario fue la escuela secundaria Sturgeon Creek, en Winnipeg, Manitoba. Un joven de 17 años, estudiante del centro, acabó con la vida de otro alumno un año más joven. Aunque fue detenido, se le retiraron los cargos de homicidio en primer grado a causa de los problemas mentales que le habían detectado.
El más mortífero de todos los tiroteos que tuvieron lugar en suelo canadiense fue uno registrado en 1989, en la Escuela Politécnica de Montréal. Marc Lépine abrió fuego y estuvo disparando durante 20 minutos mientras gritaba explicando que las feministas habían arruinado su vida. Catorce mujeres murieron a sus manos antes de que se suicidara.
El 24 de agosto de 1992, Valery Fabrikant, profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Concordia, mató a dos personas e hirió a otras tres personas con un arma oculta en su maletín. Fabrikant fue condenado a cadena perpetua sin libertad condicional durante 25 años.
El 28 de abril de 1999, en Taber, Todd Cameron Smith, un estudiante de 14 años de edad, mató a un estudiante de 17 años e hirió a otro en el instituto WR Myers, inspirado por los tiroteos en la tragedia de Columbine, Estados Unidos, que se produjo ocho días antes.
El 10 diciembre de 2004, un hombre de 47 años mató a una maestra en un aparcamiento de la escuela secundaria Bramalea en Brampton, Ontario. El incidente fue considerado como uno de violencia doméstica, pero los estudiantes de la escuela se vieron recluidos durante varias horas.
El 13 de septiembre 2006, Kimveer Gill mató a un estudiante de 18 años e hirió a veinte personas en el Dawson College en Montreal con un arma legalmente adquirida, antes de quitarse la vida.