Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children denuncia que más de 400.000 niños desplazados en Irak se perderán el inicio del curso

La organización Save the Children ha denunciado este lunes que más de 400.000 niños desplazados y "cientos de miles" de estudiantes perderán el inicio del nuevo curso escolar por el uso de 1.000 escuelas como refugio para las familias desplazadas por la violencia generada por Estado Islámico en el norte de Irak.
El Gobierno regional del Kurdistán, donde han llegado más de 1,2 millones de personas procedentes del norte de Irak, ha habilitado más de 1.000 escuelas para la acogida de los desplazados, que se han sumado a los 230.000 refugiados sirios que ya acogía la región.
Según ha informado la directora de Save the Children en Irak, Tina Yu, se han puesto en marcha centros de actividades para niños de todas las edades en las ciudades de Dohuk, Erbil y Suleimaniya para ayudar a los niños a "superar lo que han visto" y continuar con su educación, centrándose, además, en aquellos que perdieron ya el final del curso escolar anterior por los conflictos armados.
"La educación proporciona una rutina muy importante para los niños cuyas vidas han sido hechas pedazos", ha indicado, defendiendo que el colegio es una "manera de volver a la normalidad" con la que los niños se recuperan "más rápido" de todo lo vivido cuando pueden volver a clase.
"Los niños no sólo están sufriendo una angustia extrema al tener que huir de sus casas, a menudo en mitad de la noche, después de ser testigos de acontecimientos horribles, pero también van a tener que perder el comienzo del nuevo curso escolar", ha explicado.
Save the Children "no ve un final inmediato" al conflicto que sacude el norte del país y ha asegurado que necesita "asegurar que la actual generación de niños puede ir a la escuela". Por ello, ha establecido espacios móviles de aprendizaje y pretende llegar a más de 100.000 niños, afectados por la ansiedad, el estrés y los temores nocturnos, a través de la educación.
ACTUACIÓN ANTE LOS DESPLAZAMIENTOS
Yu ha explicado que la gente está "desesperada" por encontrar un lugar "que les proteja del calor abrasador y proporcione alguna comodidad para sus familias", lo que pone bajo una gran presión a los colegios y otros edificios públicos que están "completamente abarrotados".
"Muchos están teniendo que dormir en las calles, parques y edificios abandonados y muchos de estos edificios son extremadamente inseguros y no tienen agua potable", ha añadido.