Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save The Children denuncia que los campos de refugiados de las islas griegas siguen saturados

El acuerdo entre Turquía y la Unión Europea vulnera las leyes internacionales de Derechos Humanos, según la ONG
Los campos en las islas griegas siguen saturados de personas que se ven obligadas a dormir en tiendas de campaña o en habitaciones en las que hay más de 30 personas, según la ONG Save The Children, que ha denunciado que si se mantiene el ritmo actual los solicitantes de asilo atrapados en los centros de Grecia tendrán que esperar hasta doce meses para que sus solicitudes sean procesadas.
Los solicitantes que están en los centros de detención no tienen acceso a abogados y los funcionarios no les proporcionan ningún apoyo legal. Además, las condiciones de vida en los centros de detención son cada vez peores, especialmente con el aumento de las temperaturas, según la organización.
"Una familia siria kurda atrapada en un centro de detención en Grecia ha apelado la decisión de ser deportada a Turquía porque sus miembros no saben adónde serán trasladados y tienen miedo a llegar a una zona insegura", ha aseverado la responsable de Save The Children en Grecia, Amy Frost. "Otras nos han contado que, a pesar de haber llegado antes de que se pusiera en marcha el acuerdo, podrían ser deportados por no poder probar cuándo llegaron a pesar de tener los documentos que lo demuestran", ha añadido Frost.
"Tanto los derechos de los refugiados como los Derechos Humanos, tan defendidos por la Unión Europea, están siendo eludidos. No podemos ignorar una situación en la que los que arriesgan todo para huir de la guerra y la violencia son castigados", ha indicado Frost. Según la ONG, las familias que se enfrentan a las entrevistas para poder solicitar asilo carecen de tiempo para preparar la documentación necesaria. Además, la mayoría se queja del precario servicio de traducción al que tienen acceso durante las entrevistas.
La implementación del acuerdo firmado en marzo entre la Unión Europea y Turquía para deportar a este país a los refugiados que lleguen a suelo europeo vulnera las leyes internacionales de Derechos Humanos, según ha denunciado la ONG.
CONTRADICCIONES EN LOS INFORMES
La Comisión Europea, en su 'Segundo Informe de evaluación del progreso realizado en la implementación del acuerdo UE-Turquía', destaca que envió un comunicado a las autoridades griegas a principios de mayo para garantizar que Turquía cumplía "todas las medidas legales necesarias". Sin embargo, esto contradice los informes realizados por los eurodiputados, que visitaron las instalaciones para refugiados en Turquía e informaron de que no cumplían los requisitos necesarios, según la ONG.
"Las acciones de los líderes de la Unión Europea están muy lejos de la realidad. Es alarmante que la seguridad y los intereses de los niños y las familias que huyen de la guerra y la violencia se estén pasando por alto. Se han necesitado años de duro de trabajo y dedicación para elaborar las leyes que protegen a las víctimas de las guerras y la persecución. No pueden ser ignoradas ahora", ha manifestado Frost.
El segundo informe de la Comisión Europea señala, a su vez, que ha habido un aumento de las rutas auspiciadas por las mafias a través de los Balcanes. El equipo de Save the Children que trabaja en la zona ha corroborado la presencia de traficantes y ha mostrado cómo las medidas disuasorias, como el cierre de las fronteras, no consiguen detener a aquellas personas que buscan desesperadamente zonas seguras donde vivir.
Según la ONG, tres meses después de su implementación, el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía solo ha logrado exponer a mayores riesgos a personas que previamente se encontraban en una situación de vulnerabilidad.