Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado aprueba un proyecto de ley que elimina el delito de inmigración clandestina

El Senado italiano ha aprobado este martes un proyecto de leyque elimina el delito de inmigración clandestina y lo limita al hecho de que se reincida, una importante modificación respecto a la normativa actual, aprobada en 2009 por el Gobierno de Silvio Berlusconi.
El proyecto de ley vuelve a establecer la inmigración clandestina como una falta administrativa, excepto reincidencia, en el caso de que por ejemplo un inmigrante vuelva a intentar entrar en el país después de haber sido expulsado, según ha informado el diario italiano 'La Repubblica'.
Los senadores italianos han aprobado este proyecto con 195 votos a favor, 15 en contra y 46 abstenciones, aunque el proyecto de ley deberá recibir el visto bueno de la Cámara de Diputados para que entre en vigor definitivamente.
El subsecretario de Justicia, Cosimo Ferri, ha explicado ante el Senado que "quien por primera vez" entre en Italia de forma clandestina "no será procesado, sino expulsado". Sin embargo, los inmigrantes podrán ser multados con hasta 5.000 euros para evitar la expulsión.
Italia es uno de los principales destinos europeos por los inmigrantes africanos, debido a la cercanía de sus costas. Durante el año pasado llegaron unas 400.000 embarcaciones, una cifra cuatro veces mayor a 2012.
El problema de la inmigración clandestina volvió a salir a la luz después del trágico naufragio frente a la costa siciliana de Lampedusa el pasado mes de octubre, en el que murieron más de 500 personas. Bajo la normativa actual, estos inmigrantes pueden ser retenidos hasta 18 meses antes de ser expulsados.
La ley de 2009, que introdujo el delito de inmigración clandestina y legalizaba las rondas de ciudadanos para que vigilasen las calles por la noche, ha recibido numerosas críticas por parte de organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, que han alertado del peligro que corren los inmigrantes de ser explotados y recibir abusos.