Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Señalan al alcalde de Iguala y a su mujer como responsables de la desaparición de los 43 'normalistas'

El procurador general de México, Jesús Murillo Karam, ha señalado este miércoles al alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su mujer, María de los Ángeles Pineda, junto a otras tres personas, como responsables de la desaparición de 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) en dicho municipio.
Murillo Karam ha explicado en una rueda de prensa que, según las declaraciones de los detenidos, Abarca fue informado de que los 'normalistas' se dirigían a Iguala, en una escala más de sus protestas por la reforma educativa, y ordenó interceptarlos ante el temor de que sabotearan un acto oficial de su mujer.
Abarca y su mujer incluso habrían pedido ayuda a la Policía del vecino municipio de Cocula, por lo que agentes de ambas localidades bloquearon la carretera para impedir que los estudiantes de magisterio llegaran a Iguala.
De acuerdo con el relato de Murillo Karam, un policía realizó un disparo matando a un 'normalista', por lo que los demás intentaron huir, dando lugar a una gran confusión en medio de la cual los agentes abrieron fuego indiscriminadamente.
Una vez controlada la situación, los jóvenes que aún quedaban en el lugar fueron detenidos y trasladados en coches policiales a la comisaría de Iguala. Allí fueron entregados a los agentes de Cocula que a su vez se los entregaron al 'mini-cártel' Guerreros Unidos diciendo que eran miembros del grupo rival Los Rojos.
El líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, habría autorizado su traslado, junto a otras personas no relacionadas con estos hechos, hasta Pueblo Viejo. La camioneta blanca en la que habrían sido trasladados fue encontrada en un terreno propiedad del jefe de sicarios del 'mini-cártel', alias 'El Gil'.
En la misma zona donde apareció el vehículo se han encontrado nueve fosas comunes con 30 cadáveres que, según los primeros exámenes forenses, no corresponden con los 43 'normalistas' desaparecidos en estos hechos.
Murillo Karam ha dicho que, con estos testimonios, la PGR ha determinado la responsabilidad de Abarca, Pineda, 'El Gil', el secretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez, y del subjefe de la Policía municipal, César Nava González, en la desaparición de los 43 'normalistas'.
La PGR ha emitido órdenes de captura contra Abarca y Pineda, que están en paradero desconocido, como "autores intelectuales" de este crimen que comprende, además de la desaparición de los 43 'normalistas', los seis muertos y 25 heridos que dejó el enfrentamiento a las puertas de Iguala.
NEXOS CON EL CRIMEN ORGANIZADO
Murillo Karam también ha afirmado la participación de Guerreros Unidos y los vínculos de esta pequeña organización criminal con Abarca, Pineda y otros gobiernos municipales del estado de Guerrero, de acuerdo con la prensa mexicana.
El procurador general ha admitido que Guerreros Unidos tiene una red de complicidad con varios Ayuntamientos, incluidos los de Iguala y Cocula, a pesar de que las autoridades mexicanas no han actuado en consecuencia hasta ahora.
Al parecer, Pineda era la operadora del 'mini-cártel' en el municipio y tiene parentesco directo con dos miembros del grupo delictivo. Abarca, por su parte, habría llegado hasta el Gobierno gracias a Guerreros Unidos y recibiría una aportación dineraria mensual de la organización criminal.
Por los hechos ocurridos el pasado 26 de septiembre ya hay 52 personas detenidas, entre policías, funcionarios municipales y miembros de Guerreros Unidos.