Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hacker Sepúlveda insiste en que Uribe estaba al tanto del espionaje al proceso de paz

El hacker Andrés Sepúlveda, detenido en el marco de una investigación sobre el presunto espionaje al diálogo entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha insistido este lunes en entrevista concedida a Noticias RCN y La Fm en que el Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe le contrató para desprestigiar el proceso de paz y ahora lo "abandonó".
"A mí me abandonó el expresidente (Álvaro) Uribe, Luis Alfonso Hoyos, Óscar Iván Zuluaga y David Zuluaga", ha declarado Sepúlveda, asegurando que el exmandatario colombiano "siempre supo que estaba trabajando ahí".
Precisamente, ha indicado que el pasado 10 de junio, cuando volvió a ser detenido, tenía acordada una reunión a las 8:00 de la mañana para saludar personalmente a Uribe, pero nunca se pudo cumplir porque "me capturaron a las 6:00 de la mañana".
Sepúlveda ha asegurado que, a parte de su testimonio, también cuenta con "correos electrónicos, imágenes, documentos y medios técnicos que corroboran" su versión y ha calificado de "absurdas" las acusaciones de un complot del Gobierno contra la oposición.
Asimismo, ha explicado que su trabajo dentro de la campaña consistía en conseguir información sobre las FARC y sobre cualquier persona que se mostrara a favor del proceso de paz. "Me decían que si yo no cumplía con los objetivos de la campaña, tenía que devolver el dinero que me habían entregado y que dejaría de ser una pieza clave dentro de un plan estratégico contra el proceso de paz", ha relatado.
"SUMA BASTANTE ALTA"
En este sentido, ha indicado que recibió de manos de Luis Alfonso Hoyos, exasesor de la campaña, y de David Zuluaga, hijo del excandidato presidencial, varios pagos en efectivo de una "suma bastante alta" que superaba los 200 millones de dólares.
Por otra parte, Sepúlveda ha señalado que varios periodistas y personas a favor del proceso de paz fueron espiadas, entre los que nombró a "Juan Manuel Galán, Carlos Fernando Galán, Eduardo Montealegre, Jorge Perdomo, Iván Cepeda, Piedad Córdoba".
Tras asegurar que con un mes o mes y medio más de tiempo habría cumplido con el objetivo de acabar con el proceso de paz, ha afirmado que espera espera ver detenidas a al menos otras quince personas que también cometieron irregularidades. "Quienes deben estar acá van a estar, no me cabe la menor duda de eso", ha defendido.
POSIBLE CONDENA DE 10 AÑOS
Por otra parte, según informa este martes la emisora Caracol Radio, los fiscales que investigan el caso podrían ofrecer a Sepúlveda un acuerdo por el que se eliminarían uno o dos delitos de los cinco por los que ha sido imputado.
En todo caso, se ha hecho saber al hacker que se enfrentará a una condena de 10 años de cárcel como mínimo y los fiscales han dejado claro tanto a éste como a sus abogados que independientemente de su colaboración no podrá quedar completamente impune.
En una entrevista concedida el fin de semana a la revista 'Semana', Sepúlveda afirmó que desde las instalaciones de Inteligencia que el Ejército tenía en Bogotá --Andrómeda-- se espió no solo a los negociadores del proceso de paz, incluido su jefe, Humberto de la Calle, como ya se sabía, sino también a Santos.
"El objetivo era saber qué hacía el presidente, cómo lo hacía, cuándo lo hacía, desde su parte electrónica. Siempre me comentaron que a la hija de él (María Antonia) también la habían 'chuzado' (interceptado las conversaciones telefónicas)", relató.
Sepúlveda explicó que "Andrómeda nació como una operación legal de Inteligencia, pero terminaron monitoreando todo lo que oliera a favor del proceso de paz (...) Se convirtió en uno de los brazos de información del 'uribismo'".
El 'hacker' también denunció que el Ejército no actuó solo, sino que contó con la ayuda de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI). "Ellos finalmente me dieron herramientas que no me podía dar Andrómeda, me suministraban información, me daban líneas de ataque, y todo muy a fin, extrañamente, del ex presidente Uribe", apuntó.