Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Shabaab publica una grabación de dos soldados kenianos capturados en su ataque a una base de la AMISOM

La milicia islamista somalí Al Shabaab ha publicado este viernes una grabación en la que dos soldados kenianos capturados durante el ataque ejecutado el viernes en una base de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) detallan el "éxito" de la operación.
La milicia, vinculada con la organización terrorista Al Qaeda, ha anunciado la muerte de al menos un centenar militares kenianos en la ofensiva contra la base, ubicada en la localidad de Ceel Cado (sur), cerca de la frontera con Kenia.
Uno de los soldados que hablan en la grabación se identifica como Isaac Balewa, de 50 años de edad y miembro de la tribu luhya, y asegura que está siendo tratado como "un prisionero de guerra", según ha informado el portal de noticias Somalia Newsroom.
"Nuestro campamento fue invadido y muchos de nuestros colegas murieron o resultaron heridos. En el proceso, fuimos hechos prisioneros de guerra. Pido al Gobierno de Kenia y la Unión Africana que facilite nuestra liberación (...) para que podamos seguir con nuestras vidas", agrega.
El segundo soldado se identifica como Lawrende Rinui Kamau, miembro de la tribu kikuyu --la misma que el presidente, Uhuru Kenyatta--, quien describe que Al Shabaab "fue superior y tomó la base".
Tanto la ministra de Defensa, Raychell Omamo, como el jefe del Estado Mayor del Ejército keniano, el general Samson Mwathethe, han anunciado que no publicarán detalles sobre el número de víctimas ni su identidad más allá de la comunicación a sus familiares hasta que la situación se haya normalizado.
A ello hay que añadir que decenas de residentes de la ciudad de Ceel Cado -- a unos 550 kilómetros de la capital, Mogadiscio -- han huido de los combates, dado que los milicianos han empleado la ciudad como trampolín para lanzar la ofensiva.
El Ejército de Somalia, ayudado por las fuerzas de la AMISOM, combate a las fuerzas de Al Shabaab, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical.
El exdirector de los servicios de Inteligencia de Somalia Ahmed Moallim Fiqi puso en duda en noviembre la capacidad del Gobierno para evitar incidentes como el atentado perpetrado el 1 de noviembre por la milicia contra un hotel de Mogadiscio que se saldó con al menos 15 muertos.