Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siria acusa a países extranjeros y Al Qaeda de los ataques terroristas en el país

El primer ministro de Siria, Wael al Halqi, ha culpado a varios países, grupos salafistas y a la organización terrorista Al Qaeda de las operaciones terroristas que han causado la muerte a civiles en el país y ha subrayado que estos grupos, que, según ha dicho, reciben el apoyo de países internacionales, están azuzando las diferencias del país para arrastrar a Siria hacia el caos.
En su discurso durante la cumbre del Movimiento de los Países No Alineados (MPNA) en Teherán, Al Halqi ha recalcado que Damasco es estricto respecto a su compromiso con una solución pacífica a la crisis, aunque ha matizado que esta solución ha de ser introducida y aceptada por la población siria.
En este sentido, ha recordado el acuerdo alcanzado entre el Gobierno sirio y el exenviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe Kofi Annan. "Estamos intentando conseguir que se retomen las conversaciones y se ponga fin a las hostilidades", ha dicho, según ha informado la agencia iraní de noticias FARS.
"Muchos países alegan estar apoyando soluciones pacíficas en Siria, pero se oponen al plan de Annan en la práctica. La responsabilidad del fracaso de este plan recae sobre sus hombres, ya que intentaron mantener la crisis viva y falsificaron los eventos", ha puntualizado Al Halqi.
"El mundo ha de saber que la crisis siria, de hecho, surge por la injerencia extranjera. Algunos países muy conocidos de dentro y fuera de la región están buscando desestabilizar el país", ha agregado. Así, ha asegurado que se ha probado que "el Gobierno sirio prioriza las demandas de la nación y quiere crear una nueva Siria en base al multilateralismo".
Respecto a la injerencia extranjera en el país, Al Halqi ha relatado que "se ha probado que los grupos terroristas respaldados por países extranjeros han estado engañando y matando a gente inocente". "Entre estos terroristas hay salafistas, miembros de Al Qaeda y 'takfiris'", ha dicho, al tiempo que ha reiterado que "los países que apoyan el terrorismo y se oponen a las conversaciones deberían recibir castigos morales y económicos, ya que son parte del problema de Siria".
La ideología 'takfir', se basa en la práctica en la que un musulmán acusa a otro musulmán de apostasía. El único grupo autorizado para declarar a un musulmán como 'kafir' --apóstata-- son los ulemas --doctores en ley islámica--, aunque grupos crecientes de salafistas se han arrogado la posibilidad de hacerlo tras alejarse del proceso ortodoxo.
Durante su discurso, el primer ministro sirio ha acusado a varios miembros del MPNA de hipocresía. "Estamos viendo que varios países que han firmado el documento final de la cumbre, que llama a la no intervención en Siria por parte de actores extranjeros, son parte de las interferencias extranjeras en el país y están deteriorando la situación económica del pueblo sirio", ha explicado.
En este sentido, ha apostillado que todos los países deben tener un profundo conocimiento de la situación sobre el terreno antes de pronunciarse, y que, entonces, han de adoptar "una posición transparente basada en la no intervención en los asuntos internos de otros países".