Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siria rechaza frontalmente la propuesta de Merkel de crear una zona de exclusión aérea en el país

El Gobierno de Siria ha rechazado frontalmente este jueves las declaraciones realizadas por la canciller de Alemania, Angela Merkel, quien hace unos días abogó por establecer una zona de exclusión aérea en el país árabe.
Fuentes del Ministerio de Exteriores citadas por la agencia estatal siria de noticias, SANA, han recalcado que las palabras de Merkel "van en línea con lo que el régimen turco ha demandado desde hace mucho para proteger a los grupos terroristas y permitir que sigan cometiendo crímenes contra el pueblo sirio".
Por ello, han afirmado que la propuesta de Merkel es "completamente rechazada", argumentando que supone "una violación de la soberanía y la integridad territorial de Siria" y que "viola las normas del Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas".
"El objetivo de estas declaraciones únicamente llevará a prolongar la crisis en Siria, en lugar de contribuir a alcanzar una solución", han remachado estas fuentes.
Merkel calificó el miércoles de "inaceptable" la situación en el país árabe durante una intervención ante el Bundestag y pidió instaurar una zona de exclusión aérea con el fin de proteger a la población civil.
Según la canciller, la zona de exclusión área, acordada entre las fuerzas sirias y los rebeldes que luchan contra el Gobierno, salvaría vidas y ayudaría al proceso político en el país.
Previamente, en rueda de prensa con el presidente de Sri Lanka, Merkel había hablado de que sería positivo para los habitantes de Alepo y de la zona en torno a la ciudad el que se creara "una especie de zona de exclusión aérea" hasta la frontera con Turquía.
Asimismo, condenó los ataques perpetrados por la aviación rusa y las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad. "Ese no es el espíritu de la resolución que aprobó el Consejo de Seguridad de la ONU en diciembre y tampoco del intento de reducir la violencia", subrayó.
Merkel habló por primera vez de la creación de una zona de exclusión aérea en una entrevista publicada este lunes. "En la situación actual, sería de ayuda que existiera allí una zona en la que ninguna de las partes en conflicto pudiera volar, una especie de zona de exclusión aérea", dijo al 'Stuttgarter Zeitung'.
La canciller reconoció que "con los terroristas de Estado Islámico se puede negociar" pero insistió en que sería de "gran ayuda" el que se pudiera cerrar "un acuerdo de este tipo entre la coalición anti Al Assad y los partidarios de Al Assad".