Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solalinde se disculpa con los padres de los estudiantes desaparecidos tras decir que fueron calcinados vivos

El padre Alejandro Solalinde, conocido por su defensa de los Derechos Humanos en México, se ha disculpado con los padres y familiares de los 43 'normalistas' desaparecidos en Iguala, en el estado mexicano de Guerrero, después de unas declaraciones a la prensa, en las que aseguró que los estudiantes habían sido calcinados vivos.
"Haber publicado estos testimonios fue una determinación que tomé a conciencia y por la que ahora pido una disculpa a los familiares de 'normalistas' por haberme anticipado a su voluntad", ha dicho en un comunicado, dos días después de que los familiares de los desaparecidos le impidiesen oficiar una misa.
En este sentido, Solalinde ha querido ofrecer su "más sincera solidaridad con el dolor de las familias de los 'normalistas' (estudiantes de Magisterio) de Ayotzinapa", asegurándoles que su intención "no ha sido nunca hacer más difícil esta experiencia por la que hoy atraviesa".
El sacerdote ha añadido que en estos momentos "lo más importante es preservar la unidad de un movimiento que exige, legítimamente, la aparición con vida de los normalistas", de acuerdo con la nota de prensa, que ha sido publicada en el portal web del periódico mexicano 'Milenio'.
"Por esto decido quedar a la disposición de las familias y de la Comisión Civil de Impulso y Seguimiento a la Búsqueda para aquello en lo que crean que puedo ayudar. Ofrezco mis oraciones para que la esperanza les siga dando fuerza en la búsqueda de sus familiares", concluye el texto.
LA DENUNCIA DE LOS FAMILIARES
Solalinde, que se trasladó el pasado domingo a Ayotzinapa para celebrar una eucaristía en el auditorio de la Escuela de la que procedían los normalistas, tuvo que soportar los gritos y abucheos de los padres de los desaparecidos, que le exigían que señalara las fosas en las que estaban sus hijos, si realmente sabía su paradero.
Además, reclamaron que dejara de entrometerse en esta matanza, con la que busca el protagonismo y le acusaron de acudir a Ayotzinapa para "remover el sentimiento y el dolor de los padres", según defendió Felipe Flores de la Cruz, integrante del Comité de Padres de Familia de jóvenes desparecidos, en declaraciones a la agencia de noticias Notimex.
De esta forma, mostraban su malestar con las declaraciones que realizó Solalinde el 16 de octubre a la agencia de noticias Novosti, en las que de manera muy explícita aseguraba conocer lo ocurrido con los normalistas, puesto que varios testigos se habían puesto en contacto con él.
"Estaban heridos, y así como estaban heridos, los quemaron vivos, les pusieron diésel. Eso se va a saber. Dicen que hasta les pusieron madera, algunos de ellos estaban vivos, otros muertos", destacó Solalinde, conocido en México como el padre de los inmigrantes.