Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solo un 12% de los fallecidos identificados por ataques de EEUU en Pakistán eran de Al Qaeda, según estudio

De los fallecidos que han podido ser identificados tras 400 ataques con aviones no tripulados de Estados Unidos en Pakistán, solo un 12 por ciento de ellos eran miembros confirmados de la organización terrorista Al Qaeda, según un estudio realizado por la organización Bureau of Investigative Journalism (Oficina de Periodismo de Investigación) a través de datos procedentes de fuentes oficiales pakistaníes y ONG, y recogidos durante el último año.
El estudio abarca la totalidad de los ataques registrados realizados en suelo paquistaní desde junio de 2004 y, para la organización, "pone en evidencia" las declaraciones del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, que aseguró el año pasado que "los únicos objetivos de los drones son blancos terroristas confirmados del máximo nivel".
Estos ataques han dejado una cifra de 2.379 fallecidos durante una década. Solo 704 han sido identificados y, a su vez, apenas 84 de ellos son integrantes confirmados de Al Qaeda --otros 209 son milicianos de los que no se ha podido constatar, sin embargo, su filiación o rango--.
Tras conocer los datos del informe, la ONG Amnistía Internacional ha denunciado, a través de su investigador paquistaní Mustafá Qadri, la "total falta de transparencia que Estados Unidos sigue exhibiendo en lo que a las operaciones con aviones no tripulados se refiere". Por su parte, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Caitlin Hayden, se ha limitado a responder al informe garantizando que estos ataques solo son ordenados cuando existe "una certeza casi total" de que no van a perecer civiles.
"La muerte de civiles inocentes es algo que el Gobierno de Estados Unidos intenta evitar en la medida de lo posible", prosiguió la portavoz norteamericana. "En las raras ocasiones en las que eso sucede, se realizan investigaciones a posteriori para averiguar por qué suceden y para asegurarnos de que se toman las medidas necesarias para que minimizar el riesgo para los no combatientes", ha añadido.
Para el investigador de Amnistía Internacional, las cifras no se corresponden en absoluto con ataques bien planeados contra la cúpula de Al Qaeda. "Dado el volumen total de ataque y las fiables estimaciones, es muy improbable que la mayoría de las víctimas sean altos mandos (de Al Qaeda)", ha explicado. De hecho, solo 111 de los fallecidos en Pakistán desde 2004 han sido identificados como comandantes no de Al Qaeda, sino de algún grupo armado en general.
Además, existen 73 fallecidos descritos como "miembros de rango medio" en lo que se trata de una descripción que no es una referencia necesariamente fiable de su importancia en la organización. "Es posible que se trate simplemente de intermediarios en la producción de bombas o técnicas de combate, con lo que su impacto (en el escenario bélico) sería relativamente letal", según el analista del American Enterprise Institute de Pakistán, Rez Jan.