Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Somalia recaba 1.800 millones de euros de la comunidad internacional para su reconstrucción

La comunidad internacional ha comprometido unos 1.800 millones de euros para apoyar la reconstrucción de Somalia que comienza a salir de una guerra civil de 22 años en la conferencia internacional de alto nivel 'Nuevo Acuerdo para Somalia' organizada este lunes conjuntamente por el país africano y la Unión Europea en Bruselas.
"Estoy contento de que los compromisos hoy han alcanzado 1.800 millones de euros", ha anunciado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que ha confirmado una contribución adicional de 650 millones de euros de la UE como bloque, más de los 1.000 millones de euros que confiaban en recabar en la cita. "Podemos decir que la conferencia ha tenido éxito", ha saludado el jefe del Ejecutivo comunitario.
El presidente somalí, Hassan Sheij Mohamud, ha agradecido la asistencia de la comunidad internacional y especialmente de la UE tras admitir que los 1.800 millones recabados "es una cantidad de dinero enorme" aunque ha subrayado que "lo más importante y crucial" es que la ayuda llegue a los "beneficiarios correctos" y ha confiado en que la comunidad internacional permanezca del lado somalí "en los procesos de seguimiento y aplicación" del nuevo acuerdo sellado.
En el arranque de la conferencia, el presidente somalí reclamó "ayuda real, tangible, no abstracta" de la comunidad internacional para apoyar el plan del Gobierno somalí con las prioridades políticas, de seguridad y desarrollo socioeconómico del país entre 2014 y 2016 pactado previamente con las regiones y comunidades del país y que ha sido respaldado este lunes por la comunidad internacional.
Mohamud ha explicado que las prioridades son promover un sistema político incluyente, la reforma del sector de la seguridad y judicial, promover los fundamentos económicos del país, así como los ingresos y los servicios públicos y que ha confiado sirva para promover "un nuevo comienzo en las relaciones de Somalia con los socios y donantes internacionales".
El presidente somalí ha prometido que la seguridad será "su primera prioridad" y por ello dedicarán "la mayor parte de los recursos disponibles" a desarrollar fuerzas de seguridad para garantizar la seguridad del país e integrar "varias milicias y rehabilitar a defectores de Al Shabbab" ligada a Al Qaeda.
"Seremos más eficaces en impedir incidentes de seguridad y para proteger a nuestros ciudadanos", ha prometido el mandatario en el arranque de la conferencia internacional si bien ha admitido "el gran desafío" de la lucha antiterrorista.
"Estamos comprometidos en establecer el buen gobierno y el estado de Derecho", ha apostillado el somalí durante la conferencia internacional, insistiendo en que ya están trabajando en reformas de la gestión de financiación pública y judicial y prometiendo "tolerancia cero para la corrupción".
El mandatario somalí ha admitido la necesidad de promover instituciones de Gobierno "eficaces y estables" representativas en todo el país y ha confiado en que "el nuevo acuerdo nos ayudará a ampliar y acelerar" este proceso, que requiere "completar la Constitución, establecer el sistema federal y preparar el terreno para las elecciones de 2016" multipartidistas.
Mohamed ha confiado en que el acuerdo firmado en agosto para establecer la Administración Interina de Juba con algunas comunidades tribales del sur del país "que también aspiran a convertirse en una unidad federada" del país sea "un buen ejemplo" para otras regiones con las que ya han empezado a negociar, incluido con la región semiautónoma de Somalilandia, al tiempo que ha insistido en que la unidad del Estado debe garantizar "la equidad y las aspiraciones de todos los somalíes". También ha destacado el acuerdo firmado en marzo con Puntlandia, para desarrollar el concepto de estado federal.
El dirigente somalí ha dejado claro que Somalia requiere "un esfuerzo colectivo" y ha apelado a "la generosidad" de los donantes vistos "los desafíos por delante". "El nuevo acuerdo debe cumplir sobre el terreno pronto, no puede ser un proceso intelectual burocrático", ha advertido, recordando que la expectativa de los somalíes es "extremadamente alta" y por tanto la ayuda debe lograr "una diferencia real para la gente ordinaria dentro de Somalia". "No debemos defraudarles", ha reclamado. "Unánomos para construir Somalia juntos", ha reclamado.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha defendido que el nuevo acuerdo "deja claro para todo el mundo la responsabilidad mutua" y ha recordado el compromiso de la UE de apoyar a Somalia en la nueva fase. "El nuevo acuerdo marca el inicio de un camino largo", ha recordado Ashton, que ha defendido la necesidad de consolidar "la democracia profunda" en Somalia si bien ha admitido que al final será la inversión "a largo plazo" en el país lo más determinante para ello, al margen de la ayuda recabada este lunes.
El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha celebrado la amplia representación de países e instituciones en la conferencia internacional para apoyar "construir un futuro mejor para todos los somalíes" tras "el cambio considerable" que ha experimentado el país en el último año, especialmente tras la llegada del nuevo Gobierno en septiembre de 2012 pero ha reclamado "grandes esfuerzos para garantizar" ahora el "cumplimiento" del nuevo acuerdo y coordinar la ayuda.
Van Rompuy ha dejado claro que reconstruir la confianza entre comunidades somalíes resulta "esencial" aunque "lleva tiempo" y ha reiterado el compromiso de los europeos en apoyar a Somalia tras recordar que la UE ya es el primer donante. "Hoy es un día histórico para Somalia", ha concluido el belga.
La UE, que ya ha comprometido más de 1.200 millones para Somalia desde 2008, más de 520 millones para ayuda humanitaria y cerca de 700 para apoyar la seguridad en el país y combatir la piratería, ha anunciado una nueva contribución de 650 millones de euros.
Suecia ha comprometido 170 millones de euros, Dinamarca ha ofrecido 124 millones y Reino Unido, 50 millones de libras, aunque la aportación de la UE como bloque ha sido el mayoritario.
La comunidad internacional ha acordado además revisar cada año el cumplimiento de los objetivos del plan, al que se han incorporado mecanismos para vigilar el progreso en los diferentes ámbitos.
A la conferencia han asistido representantes de 57 países, incluidos los países vecinos, los Gobiernos europeos y los principales donantes internacionales como Japón, Noruega y Estados Unidos, así como representantes de las principales instituciones internacionales como el Banco Mundial, la Unión Africana, el Banco de Desarrollo Africano, el Consejo de Cooperación del Golfo, la Liga Árabe, así como el enviado especial del secretario general de la ONU, Nicholas Kay.
Por parte española, ha asistido el director general para el Magreb, África, Mediterráneo y Oriente Próximo, Manuel Gómez-Acebo.