Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sudán acusa a Ban Ki-moon de proporcionar información errónea a Obama

El Gobierno de Sudán acuso hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de proporcionar información "errónea" al presidente de EEUU, Barack Obama, sobre la expulsión de organizaciones extranjeras que trabajaban en la región de Darfur.
La acusación la lanzó el ministro de Estado sudanés para Asuntos Exteriores, Ali Karti, en declaraciones a la prensa en Jartum.
A su juicio, Obama debía de haber obtenido informaciones de fuentes independientes y fiables antes de responsabilizar al Gobierno sudanés de la expulsión de 15 grupos de asistencia extranjera de territorio sudanés.
Las autoridades sudanesas expulsaron a esas organizaciones humanitarias extranjeras que trabajaban en Darfur después de que la Corte Penal Internacional (CPI) emitiera una orden de arresto internacional contra el presidente sudanés, Omar Hasan al Bachir por crímenes de guerra y contra la humanidad en esa región.
Karti reaccionaba así a las declaraciones dadas ayer por el mandatario estadounidense tras una reunión con Ban ki-monn en Washington.
Obama y Ban lanzaron un llamamiento conjunto para que el Gobierno de Sudán permita la entrada de los grupos de ayuda humanitaria, porque de lo contrario, la crisis alcanzará unas "dimensiones grandiosas", dijo el presidente estadounidense.
Asimismo, el mandatario aseguró que la crisis humanitaria que se vive en Darfur es "inaceptable", y coincidió con Naciones Unidas en exigir la paz y la seguridad para esta región.
Según Naciones Unidas, cerca de un millón y medio de sudaneses se han quedado sin acceso a servicios sanitarios, y un millón sin alimentos, después de que el Gobierno de Sudán expulsara a esas organizaciones humanitarias que trabajaban en Darfur.
El conflicto de esa región se inició cuando dos grupos insurgentes se levantaron en armas en febrero de 2003 contra el régimen de Jartum en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de esta región.
Desde el inicio del conflicto, cerca de 300.000 personas han muerto y otros dos millones y medio se han visto obligadas a abandonar sus hogares, según cálculos de la ONU.