Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión en Europa por la política migratoria

Manifestación y contramanifestación ayer en Estocolmo. Los que apoyan a los refugiados frente a los que quieren que se vayan. Lo que les ha hecho salir a la calle a unos y otros es esto que pasó el viernes. 200 personas atacaron a refugiados que viven en una estación. Entre ellos, varios niños. Según los medios locales, el ataque quería vengar la muerte de una trabajadora social, que fue asesinada el lunes en un centro para refugiados. El aumento de la tensión ha llevado al gobierno sueco a tomar esta semana una medida drástica: va a deportar inmediatamente a 80.000 refugiados a los que les ha sido denegada la solicitud de asilo. Otros países han hecho lo mismo. Finlandia ha anunciado esta semana la expulsión de 20.000. El gobierno alemán ha aprobado una ley para acelerar las deportaciones. Expulsarles es uno de los mecanismos. El otro es confiscar sus bienes. Dinamarca ha aprobado esta semana esa polémica medida, que también se aplica en algunos estados en Alemania, y en otros países como Suiza.