Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suleiman afirma que las amenazas de Israel violan la resolución 1701 del Consejo de Seguridad

El presidente de Líbano, Michel Suleiman, ha afirmado este jueves que las acusaciones vertidas durante la jornada del miércoles por Israel, que afirmó que no dudará en atacar edificios civiles en los que presuntamente hay bases del partido-milicia chií Hezbolá, suponen una "clara violación" de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada en 2006 para poner fin al conflicto asimétrico desatado ese año entre Tel Aviv y Hezbolá.
"Las amenazas israelíes violan claramente la resolución 1701 (del Consejo de Seguridad) a nivel político e internacional, así como los principios a nivel de Derechos Humanos", ha indicado a través de un comunicado, según ha recogido el diario libanés 'An Nahar'.
Dicha resolución pide el fin del conflicto, la retirada de las tropas israelíes de Líbano y el despliegue en el sur del país de las fuerzas libanesas y de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL).
Asimismo, contempla el desarme de todos los grupos armados en Líbano, lo que implica a Hezbolá, y que no haya otras fuerzas armadas ajenas a las de la FINUL y Líbano al sur de río Litani, lo que implica tanto a Israel como al partido-milicia.
La resolución reitera además el respaldo total del Consejo de Seguridad al respeto de la Línea Azul y la independencia de la integridad territorial y la soberanía del país árabe.
En unas declaraciones ofrecidas el miércoles, el jefe de las Fuerzas Aéreas de Israel, Amir Eshel, acusó a Hezbolá de instalar "miles" de sus bases en edificios residenciales y advirtió de que el Ejército israelí no dudará en atacarlos en un eventual conflicto, incluso si supone la muerte de civiles.
"Tendremos que hacer frente de forma agresiva a miles de bases de Hezbolá que amenazan al Estado de Israel, y principalmente a su zona interior", dijo, citando como localización de dichas bases Beirut, el valle de la Bekaa y el sur de Líbano.
Las palabras de Eshel han sido interpretadas como parte de un esfuerzo por parte del Gobierno israelí de preparar a la opinión mundial de cara a unas posibles importantes bajas civiles en caso de que estalle un nuevo conflicto entre ambas partes.
Otros altos cargos israelíes han argumentado que el partido-milicia utiliza viviendas civiles como nidos de ametralladoras o almacenes de armas.
El martes, el ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, afirmó que Hezbolá posee alrededor de 100.000 misiles y cohetes, lo que implicaría 30.000 más de los reconocidos por Tel Aviv en su balance de 2013.
Pese a que el partido-milicia no hace comentarios sobre su potencial militar, sí ha reconocido en varias ocasiones que su arsenal se ha expandido desde la guerra asimétrica de 2006, en la que 1.200 libaneses y 160 israelíes fallecieron.
Sin embargo, Eshel recalcó que el Ejército israelí es "decenas de veces" más poderoso que Hezbolá y sostuvo que su capacidad para atacar objetivos a gran escala y con gran precisión "es 15 veces superior" a la que tenía durante dicho conflicto.