Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo de Texas ordena que los niños de Eldorado sean devueltos a sus madres

Imagen de archivo de algunas madres de Eldorado que han reclamado la custoria de sus hijos. Foto: APtelecinco.es
La corte de apelaciones ha ordenado al Servicio de Protección al Menor que devuelva en breve a los niños, actualmente bajo tutela del estado, a sus padres, pero de momento no está claro cuándo se producirá la reunión familiar.
La decisión del Supremo supone un revés para el estado de Texas y representa un nuevo respaldo a las madres de los menores que desde hace semanas tratan de recuperar la custodia de sus hijos, en lo que es el mayor caso de tutela infantil de la historia de Estados Unidos.
Estas familias son miembros de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (FLDS), una secta que vive en un rancho en El Dorado (Texas) y donde, según las autoridades, se forzaban los matrimonios con adolescentes.
Ante el peligro de que se estuvieran produciendo abusos sexuales a menores, el pasado 4 de abril las autoridades entraron por la fuerza en el rancho y rescataron a más de 400 menores, que quedaron bajo la tutela estatal.
Pruebas de ADN
El Servicio de Protección al Menor alegó en su recurso que no puede devolver a sus madres 124 niños porque no sabe de qué padres son. Los jueces han ordenado la realización de pruebas de ADN para establecer los lazos consanguíneos entre los niños y sus progenitores.
De momento, se han identificado a 168 madres y 69 padres, pero aún no se ha podido precisar quiénes son los padres de más de 100 niños.
La autoridades de Texas insisten en mantener la custodia de los niños, por considerar que la organización polígama incita a las jóvenes menores de 18 años a casarse con hombres mucho mayores y a tener la mayor cantidad de hijos posibles.
La secta ha sido acusada en los estados de Arizona y Utah de coaccionar a adolescentes para que se casen con hombres mayores, e incluso su líder, Warren Jeffs, tuvo que comparecer ante la justicia el año pasado por presionar a una niña de 14 años para contraer matrimonio con su primo.  LA