Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo tumba la reforma aprobada por el Congreso para el alto tribunal venezolano

El Tribunal Supremo de Venezuela ha declarado inconstitucional la reforma aprobada por el Congreso sobre el propio órgano jurisdiccional, en un nuevo enfrentamiento entre los poderes estatales que agrava la crisis política en la nación caribeña.
El pasado mes de abril la Asamblea Nacional, ahora controlada por la oposición, sacó adelante una ley orgánica para reformar el Supremo que fue recurrida por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, lo que ha obligado al tribunal a pronunciarse sobre su propia configuración.
Maduro argumentó que la reforma viola la Carta Magna porque en su artículo 204 establece que cualquier iniciativa legislativa referida al alto tribunal corresponde a éste, según informa el diario venezolano 'El Universal'.
"La ley no cumplió con el presupuesto constitucional de la iniciativa legislativa, ni tampoco fue solicitada la intervención (del Supremo), la cual es imprescindible para el procedimiento. Por tanto, la misma desde un punto de vista constitucional, resulta totalmente írrita", ha fallado.
El Supremo ha considerado que "es evidente que el objetivo de la Asamblea Nacional" no es "optimizar el funcionamiento" del tribunal, sino "entorpecer la labor de la máxima instancia de protección de la Constitución con fines claramente políticos".
Este tribunal se ha convertido en una pieza clave del nuevo panorama político en Venezuela, ya que es la institución a la que la Carta Magna encarga la tarea de dirimir las controversias entre el Parlamento y el Gobierno, ahora de signos políticos distintos.