Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo australiano deniega la extradición de un nazi húngaro acusado de matar a un adolescente

El Tribunal Supremo australiano ha denegado la solicitud de extradición del presunto criminal de guerra nazi húngaro Charles Zentai, reclamado por el Gobierno de Budapest por haber asesinado a un adolescente judío en 1944, por considerar que el delito que se le imputa no estaba contemplado en la legislación penal húngara cuando sucedieron los hechos, ha informado el diario 'Sidney Morning Herald'.
La decisión del Alto Tribunal ha provocado desconcierto y una fuerte indignación tanto en los activistas que exigían su extradición como en diversos sectores de abogados que creen que el fallo demuestra que Australia no se toma en serio la persecución de criminales nazis.
En su decisión judicial, el Tribunal Supremo ha rechazado el recurso interpuesto por la Commonwealth para dar marcha atrás en el rechazo a la extradición dictaminado anteriormente por un tribunal federal, que decidió que Zentai, de 90 años de edad, debía permanecer en el país.
Tras conocer el fallo, Zentai ha explicado a la prensa en Perth que no tiene claro cómo reaccionar a la decisión del tribunal tras la tensión que ha sufrido en los últimos días. "Todavía estoy estresado. He estado estresado, en particular en los últimos días, que ahora no sé cómo sentirme", ha dicho.
Su hijo, Ernie Steiner, ha saludado el fallo y ha subrayado que su padre es inocente y que siempre ha estado dispuesto a colaborar con los responsables gubernamentales húngaros que han viajado a Australia para investigar el caso. "Lo cierto de este caso es que mi padre es inocente y eso es lo que las autoridades húngaras deberían entender", ha afirmado.
"Mi padre no estaba en Budapest el 8 de noviembre de 1944. Nunca ha sido un nazi, nunca ha estado fugado, no era un oficial como se ha denunciado falsamente", ha subrayado. Por su parte, el periodista Mark Aarons, especializado en investigación sobre criminales nazis y autor del libro 'Bienvenidos Criminales de Guerra', ha asegurado que el fallo del Alto Tribunal supone un verdadero escándalo. "Estoy sorprendido y contrariado", ha explicado, antes de subrayar que "esta era, de verdad, la última oportunidad para que Australia mantuviera alta su cabeza ante sus más cercanos aliados occidentales, para llevar, por fin, un caso contra un acusado de ser criminal de guerra nazi", ha aseverado.
El tribunal federal que rechazó inicialmente su extradición argumentó la decisión en que el Ministerio del Interior no podía entregar a Zentai por un delito que no contemplaba la normativa penal húngara cuando sucedieron los hechos.
Zentai, que reside desde hace años en Perth, está acusado, junto a otras dos oficiales militares, de haber golpeado hasta la muerte a un jóven judío de 18 años en noviembre de 1944, cuando era oficial del Ejército húngaro.
Zentai siempre ha rechazado las cargos que se le imputan, que incluyen golpear al joven judío hasta la muerte y lanzar su cadáver al río Danubio.