Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo ratifica su decisión de dejar la investigación contra Lula al juez instructor

La magistrada Rosa Weber ha ratificado este martes la decisión de su colega del Tribunal Supremo (STF) Gilmar Mendes de dejar la investigación contra el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva por su presunta implicación en la trama corrupta de Petrobras en manos del juez instructor Sergio Moro.
Weber ha rechazado el recurso de 'habeas corpus' solicitado por la defensa de Lula contra la resolución de Mendes para mantener las pesquisas en el juzgado de Curitiba que dirige Moro, donde se instruye toda la 'Operación Lava Jato'.
"No cabe recurso de 'habeas corpus' al pleno contra el acto de un magistrado o un órgano del STF", ha esgrimido Weber, recordando que esta doctrina "ha sido consagrada en reiterados precedentes" por el alto tribunal, según informa Agencia Brasil.
El pasado viernes Mendes suspendió la investidura de Lula como jefe de la Casa Civil y devolvió las investigaciones a Moro. La defensa había pedido la nulidad de esta decisión al considerar que invade la competencia de Teori Zavascki, ponente de 'Lava Jato' en el Supremo.
La tensión política en el gigante suramericano se disparó la semana pasada cuando la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció que Lula sería el nuevo jefe de la Casa Civil, lo que le convierte en miembro del Gobierno y, por tanto en aforado.
El aforamiento obligaría a Moro a remitir sus pesquisas sobre la implicación de Lula en el escándalo de corrupción de Petrobras al Supremo, donde la mayoría de los magistrados han sido designados por él y Rousseff.
A lo largo de estos días han llegado numerosas peticiones a juzgados federales de todo Brasil para suspender el nombramiento de Lula, que en algunos casos han sido admitidas y en otros denegadas, lo que deja al ex presidente en un limbo jurídico.