Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspendida la negociación sobre la reforma electoral en el Senado

Debería haber un acuerdo sobre las leyes secundarias a la reforma antes del miércoles La negociación sobre las leyes secundarias de la reforma política-electoral en el Senado ha quedado temporalmente suspendida después de que el Partido de Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) hayan anunciado que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha retirado de la mesa de diálogo. Desde la formación gobernante han aclarado que se trata de un "receso" porque panistas y perredistas desconocieron un documento de trabajo y acuerdos previos.
Debería haber un acuerdo sobre las leyes secundarias a la reforma antes del miércoles
La negociación sobre las leyes secundarias de la reforma política-electoral en el Senado ha quedado temporalmente suspendida después de que el Partido de Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) hayan anunciado que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha retirado de la mesa de diálogo. Desde la formación gobernante han aclarado que se trata de un "receso" porque panistas y perredistas desconocieron un documento de trabajo y acuerdos previos.
Poco después de las 16:00 horas de este sábado los legisladores de las tres principales fuerzas iniciaron en las oficinas de la Mesa Directiva las conversaciones para la elaboración de un proyecto de dictamen de las leyes secundarias en materia electoral. Sin embargo, tras una hora de trabajo, los legisladores del PRI tomaron un "receso".
Ante ello, los representantes del PAN y del PRD acusaron a los priístas de haber dejado la mesa de negociaciones y consideraron que los priístas buscaban imponer un documento de método de trabajo y no entrar de lleno a la discusión de los temas electorales.
En conferencia de prensa, apuntaron que ese texto estaba lleno de corchetes y podía calificarse de inconcluso e inacabado, por lo tanto no podía servir de documento de discusión para elaborar un proyecto de dictamen.
Los representantes del PAN rechazaron que su partido pretendiera empezar de cero la negociación, sino que su propuesta era discutir las modificaciones que se llevaban por escrito, sin embargo los priístas insistieron en que fuera artículo por artículo.
ELECCIONES DE 2015, EN PELIGRO
El senador panista Roberto Gil Zuarth dijo que no permitirán que la reforma electoral sea revertida por una mala decisión de las leyes reglamentarias. A su juicio, se pone en riesgo las elecciones de 2015, cuando se renovará la Cámara de Diputados y estarán en juego gobernaturas.
Por su parte, el también panista Juan Carlos Romero Hicks comentó que hay coincidencias con el PRD en varios temas como son candidaturas independientes, voto de mexicanos en el exterior, Ley de Partidos Políticos, Ley General de Procedimientos Electorales, medios de impugnación, delitos electorales y propaganda gubernamental.
Por su parte el perredista Alejandro Encinas Rodríguez señaló que el PRI se levantó de la mesa y "no esperábamos una situación de esta naturaleza, sino que hubiera un avance importante en las discusiones el día de hoy y nos habíamos preparado para ello".
"Nosotros creemos y estamos en condiciones de discutir en cualquier término y condición, a fin de cumplir puntualmente con nuestra responsabilidad, que no es un plazo fatal el 30 de abril, aunque nos gustaría cumplir con la disposición constitucional", afirmó.
Por su parte, la senadora Dolores Padierna Luna señaló que el PRD tiene el mayor interés en concluir el próximo miércoles las secundarias en materia de reforma electoral.
"Hacemos un llamado al PRI para que regrese a la mesa y podamos trabajar como lo veníamos haciendo en comisiones legislativas", señaló, defendiendo que "podríamos concluir el trabajo el 30 para enviarlo a la Cámara de Diputados y, antes de que cierre, ellos poderlo turnar a un periodo extraordinario y terminar esto lo antes posible".
POSTURA DEL PRI
Entretanto, senadores del PRI aclararon que no se levantaron de la mesa de negociaciones, sino que la representación del PAN desconoció el documento de trabajo y acuerdos alcanzados, ante lo cual se reiteró la disposición de construir acuerdos pero a partir de reconocer la labor previa realizada conforme al método acordado.
"Nos levantamos de la mesa porque de no hacerlo estaríamos faltando al respeto de un trabajo que desde marzo se viene dando con la representación del PAN, PRI y PRD", explicó el priísta David Penchyna Grub.
A su vez, el senador Enrique Burgos García manifestó que la propia Constitución "nos impone un mandato, debe haber legislación secundaria antes del 30 de abril". "A México le conviene, necesita de una reforma secundaria en términos constitucionales, esa es nuestra obligación y esa será nuestra tarea, cumplir con la Constitución", aseveró.
"No estamos entrando en detalles en qué sí y en qué no, es simplemente identificar un buen método de trabajo que permita aprovechar las experiencias anteriores, recibir las nuevas aportaciones, conciliarlas con un afán constructivo", subrayó.
Por su parte, Miguel Angel Chico Herrera aclaró que "se tomó un receso para lograr acuerdos" y dijo que el PRI reitera su disposición al diálogo, porque "sabemos que en la ley reglamentaria estará el arbitraje en las elecciones del 2015".
REFORMA ELECTORAL
El Congreso mexicano dio luz verde el pasado mes de diciembre a la reforma electoral, en virtud de la cual, a partir de 2018 los diputados y senadores podrán aspirar a la reelección, en lugar de la fecha de 2015 que se contemplaba inicialmente. En el caso de los senadores, será por un periodo adicional para completar un total de 12 años, mientras que los diputados podrán optar por tres periodos consecutivos más para un total también de hasta 12 años.
Asimismo, contempla cambios a la Constitución para obligar a los congresos estatales aprobar la reelección directa de alcaldes y diputados locales y crea un Instituto Nacional Electoral (INE), en sustitución del actual Instituto Federal Electoral (IFE), que se encargaría tanto de as elecciones de los estados como las que se celebran a nivel nacional.
La reforma política también establece que la autoridad electoral podrá anular unos comicios cuando se rebase en un 5 por ciento el tope de gastos de campaña, siempre y cuando la distancia entre los dos candidatos más votados sea menor de 5 puntos. Igualmente estipula que el umbral para mantener el registro de un partido político será del 3 por ciento de los votos netos.