Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE confirma las sanciones a dos entidades belga y centroafricana por comercializar con diamantes de sangre

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha confirmado este jueves las sanciones impuestas por la Unión Europea a la empresa belga Kardiam y a su matriz centroafricana Badica, al concluir que está suficientemente acreditado que apoyaron a grupos armados en República Centroafricana para comercializar de manera ilegal con 'diamantes de sangre'.
Los diamantes exportados por estas dos entidades fueron exportados y, por tanto, "objeto de explotación ilícita que infringe la prohibición de exportación establecida en el 'Proceso de Kimberley'", sistema de certificación de diamantes en bruto para asegurar que su comercialización no alimenta conflictos en los países de origen.
La sentencia añade que al seguir comprando diamantes a los coleccionistas cuando el país entró en conflicto, estas dos firmas "necesariamente prestaron apoyo a los grupos armados".
Además, el Tribunal General considera que las acusaciones de apoyo a las fuerzas de los antiguos Seleka mediante pagos en concepto de seguridad y tasas de aterrizaje están suficientemente acreditadas por las pruebas aportadas.