Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tailandia en riesgo de "guerra civil", según el Grupo Internacional Crisis

La continuidad de la crisis política en la que está inmersa Tailandia, y que se profundiza a causa del pulso que el Gobierno mantiene con los manifestantes que persiguen su caída, puede acarrear "una guerra civil no declarada", ha advertido la organización Grupo Internacional Crisis (ICG).
En un informe, el grupo no gubernamental especializado en el análisis de conflictos y su resolución, precisa que el "distanciamiento en las calles de Bangkok entre el gobierno y los "camisas rojas" empeora.
Los enfrentamientos librados entre las fuerzas de seguridad y los "camisas rojas", han causado 27 muertos y más de mil heridos, desde que hace siete semanas se reanudaron las protestas callejeras para exigir la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas.
"El numero de muertes puede aumentar bruscamente si los militares desalojan a los miles de manifestantes acampados en el centro de la capital", avisa la organización en el informe publicado anoche.
La cifra de manifestantes atrincherados en su campamento, situado en una zona que alberga algunos de los más lujosos hoteles y centros comerciales de Bangkok, oscila ahora entre 1.000 y 5.000, por debajo de los 10.000 de hace unas semanas.
Los "camisas rojas" del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, provienen en su mayoría de las zonas rurales del norte y noroeste del país, las de mayor densidad demográfica y feudos de los testaferros del ex mandatario Thaksin Shinawatra, depuesto en 2006 y declarado en rebeldía a dos años de prisión por corrupción
Exiliado y prófugo de la justicia tailandesa, el multimillonario Shinawatra, guía y financia las protestas desde un país de conveniencia
"El sistema político tailandés se ha roto y parece que es incapaz de sacar al país salga de su situación al borde de un conflicto extendido", señala ICG.
Según ese grupo, hasta ahora han fallado todos los esfuerzos realizados por políticos tailandeses y también las negociaciones que las dos partes mantuvieron a principios de abril.
Los "camisas rojas" dieron un plazo de 30 días para disolver el Parlamento, mientras que por su parte, el primer ministro, Abhisit Vejjajiva, ofreció celebrar elecciones a finales de este año.
"Esta crisis llega cuando el país tiene ante si la perspectiva de la primera sucesión real en seis décadas", indica en su informe.
El rey Bhumibol Adulyadej, octavo monarca de la dinastía Chakri está hospitalizado desde septiembre a causa de una neumonía y otras dolencias.
El jefe del Estado, cuya avanzada edad es causa de preocupación en Tailandia, ejerce una notable influencia en el acontecer político y es tomado como un modelo a seguir por muchos tailandeses.
En 1995 fue sometido a dos operaciones quirúrgicas por problemas cardiovasculares y desde entonces se rodea de un amplio equipo de médicos que vigila constantemente su salud.
En opinión de ICG, Tailandia debe crear un grupo mixto, formado por figuras de renombre internacional y tailandeses independientes, para mediar entre las dos partes y evitar una operación militar contra los "camisas rojas".
El ministro tailandés de Asuntos Exteriores, Kasit Piromya, aseguró esta semana que su Gobierno controla la situación, y rechazó la ayuda exterior para solventar la crisis por tratarse de "un asunto interno".