Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torrealba insiste en que solo habrá diálogo si hay revocatorio

El secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús 'Chúo' Torrealba ha recalcado que la oposición solo accederá a dialogar con el Gobierno de Nicolás Maduro si éste permite la celebración de un referéndum revocatorio.
Torrealba ha indicado que para "destrancar" la actual situación en Venezuela el primer paso es que el Consejo Nacional Electoral (CNE) valide los casi dos millones de firmas que la MUD entregó para activar el referéndum revocatorio, frente a las 200.000 necesarias.
"Las posibles soluciones serán construidas con el voto del pueblo, con su palabra y con su decisión", ha dicho desde la Plaza Brión de Chacaíto, donde este lunes la MUD ha convocado a sus simpatizantes para que ratifiquen su firma en un acto simbólico, según informa 'El Nacional'.
Una vez validadas las firmas, la MUD deberá recabar las firmas favorables y las huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados, es decir, unos cuatro millones de venezolanos, en el plazo máximo de tres días.
Las autoridades electorales tienen entonces 15 días para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hicieron en 2004 con el refrendo revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el refrendo revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
La MUD ha iniciado una campaña de protestas para que el CNE cumpla los plazos escrupulosamente porque, si la convocatoria de la consulta popular supera el 10 de enero de 2017, aunque los venezolanos ordenen la expulsión de Maduro, no habrá nuevas elecciones, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Isturiz, gobernará hasta 2019.