Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump apuesta por "un buen acuerdo" con Cuba, mientras que Rubio y Cruz cargan contra el deshielo

El magnate Donald Trump ha apostado este jueves por lograr "un buen acuerdo" con Cuba, mientras que los senadores Ted Cruz y Marco Rubio han cargado contra el deshielo de las relaciones diplomáticas con la isla, logrando los aplausos de la mayor parte de los asistentes al debate republicano organizado por la cadena estadounidense CNN en la ciudad de Miami (Florida).
Trump, que es el gran favorito para lograr la nominación del Partido Republicano y luchar por la Casa Blanca, ha afirmado que "ya es hora" de alcanzar un buen acuerdo con Cuba, aunque no apoya los pasos dados por Barack Obama en este sentido. "50 años ya son suficientes", ha agregado, en referencia el embargo comercial impuesto sobre el país caribeño.
Rubio, el candidato local --senador por Florida--, ha logrado los aplausos de los asistentes mostrando su oposición a un pacto con el Gobierno de la isla. "Me gustaría tener una mejor relación con Cuba, pero el problema es que Cuba no ha cambiado", ha apostillado.
"Ahora el Gobierno cubano tiene más fuentes de financiación procedentes del dinero estadounidense", ha agregado Rubio, con quien coincide Cruz --electo por Texas--, quien también ha aprovechado la ocasión para criticar la política de entendimiento iniciada por Obama.
En este debate entre aspirantes republicanos, que se miden el próximo 15 de marzo en Florida, Illinois, Misuri, Carolina del Norte y Ohio, también ha participado el gobernador de Ohio, John Kasich, quien apura sus opciones pese a seguir en el último puesto en número de delegados.
TRUMP DENUNCIA EL "ODIO" DE MUCHOS MUSULMANES A EEUU
Trump ha protagonizado otro momento polémico de la noche, cuando ha afirmado que "muchos" musulmanes "odian" a Estados Unidos, un comentario que ha sido reprendido por Rubio, quien ha señalado que "a la gente le gusta Trump porque dice cosas que les gustaría decir, pero un presidente no puede hacer eso".
"No quiero ser políticamente correcto, hay mucho odio de los musulmanes hacia Estados Unidos", ha reiterado el multimillonario, quien ha hablado también de su política antiterrorista: "Tenemos que destruir al Estado Islámico, hacerlo rápidamente y regresar a reconstruir nuestro país", ha aseverado.
En este sentido, Trump también ha abogado por "ampliar las leyes" en esta materia, tras rechazar las leyes que prohíben el ahogamiento simulado como técnica de interrogatorio.
Por último, Cruz ha puesto en duda los métodos del magnate, señalando que "la respuesta no es gritar 'China es malo, los musulmanes son malos'", mientras que Kasich ha explicado que su estrategia contra el Estado Islámico consiste en permitir que las potencias regionales "redibujen el mapa si eso es lo que se necesita para detener" a los terroristas.