Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump suaviza su posición sobre la tortura y dice que no incumplirá los tratados

El magnate estadounidense Donald Trump ha matizado sus encendidos argumentos sobre la tortura y, en un inédito paso atrás, ha aclarado que no ordenará a ningún militar que incumpla la ley y los tratados internacionales.
En varias de sus últimas apariciones públicas, Trump ha defendido algunas de sus ideas antiterroristas más polémicas, entre las que figuran usar métodos de tortura como el 'waterboarding' (asfixia simulada) o matar a familiares de terroristas.
Miembros de las Fuerzas Armadas y expertos legales han cuestionado las iniciativas del empresario, en las que ven cuanto menos una violación de las Convenciones de Ginebra y sus Protocolos, que regulan el Derecho Humanitario.
Trump ha matizado su posición en un comunicado remitido al periódico 'The Wall Street Journal' en el que ha asumido que "Estados Unidos está obligado por leyes y tratados". "No ordenaré a nuestros militares o a otros oficiales que violen las leyes", ha asegurado, dispuesto en cambio a utilizar "todos los poderes legales" a su alcance.
Trump aboga como lema por volver a hacer "fuerte" a Estados Unidos y, a lo largo de la campaña para las primarias republicanas, ha presumido de que él es el "líder" que necesita el país. El jueves, durante un debate televisado con sus rivales, incidió en esta idea: "Nunca he tenido problemas liderando a la gente".