Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez aprueba un paquete de medidas en respuesta a las protestas contra el desempleo

El Gobierno de Túnez ha aprobado este miércoles un paquete de medidas para hacer frente a las protestas de los últimos días en la ciudad de Kasserine por el alto desempleo e intentar responder a las demandas de los manifestantes.
Según las informaciones facilitadas por el portal local de noticias Tunisia Live, las medidas "inminentes y urgentes" incluyen el empleo de 5.000 personas sin trabajo y la "aplicación de un nuevo mecanismo de empleabilidad".
Asimismo, las autoridades financiarán 500 pequeños proyectos a través del 'Banco Nacional para la Solidaridad' y crearán un comité nacional para investigar los supuestos casos de corrupción denunciados.
El portavoz del Gobierno, Jaled Chuket, ha reconocido que gran parte de los proyectos oficiales para mejorar la infraestructura de las regiones del centro del país permanecen interrumpidos, si bien ha anunciado la creación de nueve nuevos proyectos de construcción en los próximos tres años.
En este sentido, ha anunciado que el Gobierno destinará 135 millones de dinares (alrededor de 60 millones de euros) para iniciar proyectos de vivienda social en regiones como Kasserine.
Por su parte, el presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, ha asegurado que entiende las manifestaciones, al tiempo que ha reclamado que "no se extiendan", tal y como ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
"Heredamos un Túnez con 700.000 parados, de los cuales 250.000 eran diplomados. Ciertas regiones son pobres y otras están marginalizadas. Son los desafíos a los que debemos hacer frente", ha valorado.
El mandatario ha recalcado que la Presidencia "protegerá la libertad de expresión y de reunión", recordando que "están garantizados por la Constitución", si bien ha indicado que "estas libertades son utilizadas de forma inadecuada en algunas ocasiones, especialmente por la prensa".
Túnez cerró 2015 con un 15 por ciento de paro respecto al 12 por ciento de 2010, cuando estalló la Primavera Árabe en este país, precisamente por el escaso nivel de empleo y con un joven quemándose a lo bonzo como detonante.