Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía pide 3.000 millones extra a la UE y acelerar el fin de los visados

El Gobierno turco ha reclamado a la Unión Europea una ayuda adicional de 3.000 millones de euros para 2018 y la aceleración del fin de los visados turcos como contrapartida a la cooperación para atajar la crisis de refugiados, según ha informado el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz.
"Para atajar la crisis de refugiados, Turquía ha hecho algunas propuestas muy interesantes, propuestas que afectan directamente al control de la frontera, la cooperación entre Grecia y Turquía. Las propuestas están vinculadas a una petición de la parte turca", ha explicado Schulz en una rueda de prensa en los márgenes de la cumbre entre la UE y Turquía, a la que asiste el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.
En concreto, Ankara "ha pedido 3.000 millones de euros de dinero adicional para 2018" para ayudarles a asistir a los refugiados en el país tras el paquete inicial de 3.000 millones en 2016 y 2017 prometido ya.
Respecto a la idea de la canciller alemana, Angela Merkel y del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de que Turquía acoja de vuelta no sólo a los inmigrantes económicos sino también a refugiados sirios a cambio de que la UE ofrezca acoger un número equivalente directamente desde suelo turco posteriormente, Schulz ha respaldado esta opción porque, en su opinión, no va en contra de los refugiados sino contra los traficantes.
"No es contra las convenciones internacionales. Al contrario, es una especie de protección de los refugiados que son explotados por estas bandas de criminales", ha dicho, en referencia a las mafias que trafican con refugiados e inmigrantes en el mar Egeo.
Schulz también se ha mostrado dispuesto a estudiar la reclamación de Ankara para "la aceleración de la liberalización de los visados", aunque se ha mostrado partidario de desligar las negociaciones de adhesión a la cooperación necesaria entre la UE y Turquía para atajar la crisis de refugiados, ante la pretensión de Ankara de acelerar el proceso de adhesión con la apertura de nuevos capítulos.