Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk ve "muy difícil ser optimista" tras el repunte del 'Brexit' que recogen últimas encuestas

Afirma que la salida de Reino Unido sería "muy peligroso" para la economía británica y europea
El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, ha admitido este jueves que ve "muy difícil ser optimista" sobre la continuidad de Reino Unido en la Unión Europea, tras el repunte de los partidarios de su salida (o 'brexit) en las últimas encuestas sobre la intención de voto de cara al referéndum del próximo 23 de junio.
"Sé que es muy difícil ser optimistas hoy, conocemos las últimas encuestas, pero mientras se trate de un 50-50 (de posibilidades), todo es posible", ha declarado Tusk en una rueda de prensa ofrecida en Helsinki.
Frente a la cautela con la que se expresa la Comisión Europea, que insiste en que hay que dejar al pueblo británico que se exprese, Tusk ha adoptado un discurso más severo, con el que pretende alertar a los británicos de que la división hará "más débiles" tanto a Reino Unido como al bloque comunitario.
"No tengo duda de que las consecuencias directas de un eventual 'Brexit' serán muy peligrosas para nuestras economías, en Reino Unido y en el resto de la Unión Europea", ha recalcado el exprimer ministro polaco.
CONSECUENCIAS IMPREDECIBLES
Tusk ha insistido en que es un "hecho" que la salida británica tendría un impacto negativo y ha añadido que las consecuencias políticas y geopolíticas son "impredecibles", en un contexto internacional en el que la unidad es clave para afrontar retos globales y comunes.
Con todo, el presidente del Consejo ha expresado su convicción de que la Unión Europea "sobrevivirá" sea cual sea el resultado del referéndum británico del 23J, aunque su coste sea "muy alto para todos".
También ha advertido de que la salida de Reino Unido se traducirá en "siete años de limbo político e incertidumbre" en las relaciones de los británicos con sus socios europeos, mientras que su continuidad en el bloque sólo implicaría un año de trabajo para llevar a la práctica el pacto que revisa el estatus de Reino Unido en la UE.
"Es nuestro derecho y nuestra obligación ser justos con nuestros argumentos, por eso siempre estoy dispuesto a ser honesto y decir que sería un gran error para ellos y para nosotros que se produzca el 'Brexit'", ha zanjado.