Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y Canadá concluyen las negociaciones del texto del acuerdo de libre comercio

Los beneficios para los europeos podrían ascender a 11.600 millones al año
Los equipos negociadores de la Unión Europea y Canadá han concluido las negociaciones del texto del Acuerdo Económico y Comercial Completo, que esperan concluir de manera formal en septiembre.
"Tras el hito el pasado mes de octubre sobre las cuestiones políticas relativas al acuerdo de libre comercio con Canadá, los negociadores han concluido ahora su trabajo y han alcanzado un resultado completo", ha informado la Comisión Europea en un comunicado.
El texto del acuerdo está siendo revisado por los Estados miembros y Canadá y se espera que esté concluido de manera formal en septiembre.
"Se está planificando una cumbre entre la UE y Canadá para septiembre", ha avanzado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Frédéric Vincent.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, anunciaron el 18 de octubre de 2013 la conclusión de las negociaciones del acuerdo que arrancaron en 2009 y cuyos beneficios para los europeos podrían ascender a 11.600 millones al año, según los cálculos del Ejecutivo comunitario.
EL ACUERDO, EN CIFRAS
Una vez en marcha, el acuerdo aumentará en un 23% (o 26.000 millones de euros) los intercambios bilaterales de bienes y servicios, lo que según la Comisión generará crecimiento y empleo a ambos lados del Atlántico.
El pacto suprime más del 99% de los aranceles entre las economías de Canadá y la UE. Además, liberaliza el comercio de servicios, en particular los servicios financieros, las telecomunicaciones, la energía y los transportes. Por primera vez, todos los niveles de poder canadienses, incluidas las entidades federadas, abrirán sus mercados públicos a proveedores europeos.
El acuerdo aproxima el nivel de protección de los derechos de propiedad intelectual aplicado en Canadá al de la UE, lo que según la Comisión beneficiará en particular al sector farmacéutico y a los exportadores de productos agrícolas con denominación de origen protegida.
En materia agrícola, Canadá y la UE se comprometen a liberalizar al final de un periodo transitorio el 92,8% y el 93,5%, respectivamente, de las líneas de actividad en el sector. Por lo que se refiere a los productos sensibles (los lácteos para Canadá y la carne de vacuno, cerdo y maíz dulce para la UE), se ha pactado un nuevo acceso al mercado en forma de contingentes tarifarios, que representan respectivamente un 1% y un 1,9% suplementario de líneas tarifarias.
El 50% de los beneficios totales que se esperan para la UE del acuerdo con Canadá están relacionados con el comercio del servicio, el 25% con la eliminación de aranceles y el resto tienen que ver con el desmantelamiento de las barreras no tarifarias.
En 2012, Canadá era el duodécimo socio comercial más importante de la UE, al representar el 1,8% del comercio exterior comunitario. En el mismo año, la UE era el segundo socio comercial de Canadá, sólo por detrás de EEUU, con el 9,5%.
El valor del comercio bilateral de productos entre la UE y Canadá ascendió a 61.800 millones de euros en 2012. Maquinaria, equipos para transporte y productos químicos dominan el intercambio de productos. Por su parte, el comercio de servicios -en particular transportes, viajes, seguros y comunicación- asciende a 23.500 millones.