Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UE exige que todas las partes cumplan el acuerdo del alto el fuego en Siria, incluidas Turquía y Rusia

La Unión Europea ha exigido que todas las partes cumplan el acuerdo del alto el fuego en Siria para permitir el acceso a la ayuda humanitaria para las poblaciones sitiadas, incluida Turquía, que ha continuado atacando a las fuerzas kurdas que combaten contra Estado Islámico, y Rusia.
"Hace solo unos días todos nosotros, incluida Turquía, sentados en torno a la mesa, decidimos pasos para rebajar la situación y tener el cese de hostilidades. Discutimos las modalidades concretas para hacer esto", ha explicado la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión de los ministros de Exteriores de la UE.
"Tener sobre el terreno tendencias que van en la dirección opuesta, obviamente no es lo que esperamos", ha zanjado, preguntada por la posibilidad de que Turquía y Arabia Saudí desplieguen fuerzas terrestres en Siria.
El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha advertido este lunes de que si las milicias kurdas avanzan hacia el oeste en Siria, Turquía responderá "con la máxima dureza". En particular, Davutoglu ha asegurado que no permitirán que las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG) tomen la localidad de Azaz, en la frontera entre Siria y Turquía, y ha advertido de una intervención si las milicias kurdas se vuelven a acercar a esa zona.
Por su parte, el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, ha dejado claro que la principal responsabilidad de que se cumpla el alto el fuego la tiene Rusia. "Los rusos pueden acabar con esto si quieren, pueden hacer que este cese de hostilidades funcione reduciendo sus ataques aéreos y redirigiéndolos contra los terroristas verdaderos en lugar de bombardear a la oposición", ha dicho a su llegada a la reunión de los Veintiocho.
"Pero si los rusos creen que la oposición moderada va a deponer las armas mientras ellos siguen bombardeando posiciones de la oposición moderada, están equivocados. Esto no va a ocurrir", ha avisado el británico.
Mogherini ha insistido en que esperan que "todas las partes respeten este compromiso (alcanzado en Munich) y hagan posible sobre el terreno tener un cese de hostilidades, empezando por Alepo, y acceso a ayuda humanitaria".
NO HAY UNA NUEVA GUERRA FRÍA
La jefa de la diplomacia europea ha explicado que el papel de la UE para apoyar el acuerdo que discutirán los Veintiocho será "principalmente trabajar con la ONU sobre el terreno para entregar la ayuda humanitaria a la población que la necesita", al tiempo que ha rechazado la existencia de ninguna nueva Guerra Fría con Rusia.
"No he visto un clima de Guerra Fría en estos últimos días", ha dicho la jefa de la diplomacia europea, rechazando de plano las declaraciones en este sentido del primer ministro ruso, Dimitri Medvedev.
"Hace falta que cesen las hostilidades, que paren todos los bombardeos y que las medidas humanitarias puedan intervenir lo más rápido posible", ha dicho por su parte el nuevo ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, quien ha dejado claro que esperan "resultados concretos en los próximos días" tras el acuerdo en Munich, al tiempo que ha subrayado la importancia de ayudar a los países que acogen a refugiados del conlicto sirio como Líbano y Jordania.
El ministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, también ha dejado claro que "todos" tienen que cumplir" el plan para el cese de hostilidades en Siria.
Por su parte, el ministro de Exteriores español en funciones, José Manuel García-Margallo, ha subrayado que lo "más urgente" es Siria, donde se ha acordado "un alto el fuego a empezar el viernes para permitir el acceso a la ayuda humanitaria a las poblaciones que están siendo más afectadas".
"Necesitamos encontrar una solución política en Siria y para ello hace falta que negociaciones puedan tener lugar entre la oposición y el régimen", ha defendido por su parte el titular de Exteriores belga, Didier Reynders, que ha insistido en que el alto el fuego debe materializarse "primero" para poder traer a la oposición a la mesa de negociación y debe ser "una realidad y no solo en algunas ciudades" para permitir el acceso humanitario.
Preguntado por la posibilidad de que países como Turquía y Arabia Saudí envíen fuerzas terrestres a Siria, Reynders ha admitido que "es importante tener algunas fuerzas terrestres" de los países de la zona aunque ha dejado claro que "es mejor mantener un alto el fuego que combatir".
El ministro de Exteriores eslovaco, Miroslav Lajcak, ha subrayado que "Turquía es parte de la solución" en Siria y también ha recordado que "Rusia es parte del proceso de Ginebra" aunque ha admitido "problemas" con Moscú por la divergencia de posiciones, si bien ha dejado claro que "un número" de políticos ha rechazado las declaraciones de Medvedev sobre une nueva Guerra Fría.
Su homólogo lituano, Linas Linkevicius, también ha rechazado las declaraciones de Medvedev. "Esto es no una Guerra Fría. Es una guerra caliente, en Siria, en Ucrania", ha zanjado, criticando a Moscú de "acusar a otros". "Deben comenzar a mirarse ellos, pero no es su costumbre", ha ironizado, al tiempo que ha denunciado que los últimos ataques aéreos están provocando más refugiados, que se están convirtiendo "en otro arma en manos de sus agresores". "Esto es realmente alarmante", ha zanjado.
Los ministros de Exteriores de la UE han instado a todos a permitir asistencia humanitaria "inmediata, son obstáculos" y han exigido el fin "inmediato" de "las violaciones y abusos de Derechos Humanos del régimen de Al Assad y de todas las otras partes", al tiempo que han reiterado la necesidad de referir al Tribunal Penal Internacional las violaciones cometidas en Siria en unas conclusiones en las que fijan la posición de la UE para la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Los Veintiocho han vuelto a condenar "en los términos más firmes los abusos burdos, sistemáticos y generalizados de Derechos Humanos perpetrados por el Estado Islámico en Siria, Irak y Libia" y han exigido que rindan cuentas por los mismos y también han reclamado al Gobierno iraquí y al Gobierno regional kurdo que garanticen los derechos de todos los iraquíes y "que todas las alegaciones de violaciones y abusos sean plenamente investigados".