Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE recuerda a Yuba su responsabilidad para evitar naufragios trágicos y pide alto el fuego inmediato

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha manifestado la preocupación de la UE por el deterioro humanitario en Sudán del Sur y ha vuelto a reclamar un alto el fuego inmediato en el país, al tiempo que ha recordado a los dirigentes del país su responsabilidad para evitar naufragios trágicos de personas que huyen de la violencia.
"Estamos muy preocupados por la información sobre un accidente de barco en el que más de 200 civiles, muchos de ellos mujeres y menores, pueden haber perdido sus vidas huyendo de la violencia en Malakai, en Sudán del Sur", ha manifestado Ashton en un comunicado conjunto, firmado también por los comisarios de Ayuda Humanitaria y de Desarrollo, Kristalina Georgieva y Andris Piebalgs, en el que han definido como un "incidente trágico" lo ocurrido.
Al menos 250 personas han muerto ahogadas cuando viajaban en barco desde Malakal, capital del estado sursudanés de Alto Nilo, para huir de presuntos ataques de las fuerzas leales al exvicepresidente Riek Machar, según ha informado este lunes a la agencia china Xinhua el ministro de Información estatal.
"Este acontecimiento dramático es una prueba del riesgo desesperado y temerario que la gente está dispuesta a asumir", advierten los tres altos dirigentes europeos, que han dejado claro que "es responsabilidad de todos los líderes en el país garantizar que situaciones como esta no ocurran".
Los dirigentes europeos han trasladado sus pensamientos a las familias y amigos de las víctimas, que se suman al balance de víctimas que "el actual conflicto ya ha inflingido en el pueblo sursudanés". "La UE deplora esta pérdida de vidas incidentes, que causa el sufrimiento a numerosas familias", insisten en la nota conjunta.
La UE ha vuelto a "instar a todas las partes implicadas a acordar el cese inmediato e incondicional de las hostilidades y la violencia y a implicarse en un proceso político bajo el auspicio de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD)" y a reclamar "a todos los líderes políticos y militares que protejan a la población y que actúen en el interés del pueblo de Sudán del Sur en su conjunto".
Asimismo, han manifestado "la preocupación particular de la UE por el deterioro de la situación humanitaria" y las informaciones sobre "violaciones de los Derechos Humanos a gran escala".
Al menos 10.000 personas han muerto en el conflicto reciente y más de 400.000 se han visto desplazados de sus hogares, mientras que cerca de 50.000 personas buscan refugio o han huido ya a otros países vecinos, han recordado en la nota, según las últimas estimaciones disponibles.
La UE ya ha manifestado con anterioridad su disposición de apoyar en términos económicos y experiencia a supervisar un alto el fuego y apoyar el proceso de reconciliación en el país si se logra un alto el fuego.
Desde el pasado 15 de diciembre, se han producido enfrentamientos, primero en Yuba, la capital, y luego en otros puntos del país, entre soldados leales al presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, de etnia dinka, y partidarios del exvicepresidente Riek Machar, de etnia nuer.
Ambos bandos están negociando una salida a la crisis en Addis Abeba bajo la mediación de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) pero, por ahora, no han sido capaces de llegar a un acuerdo sobre un alto el fuego.