Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE adoptará sanciones "apropiadas" contra Burundi por la falta de avances en el país

Los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintiocho han avanzado este lunes que la Unión Europea adoptará sanciones "apropiadas" por la falta de progreso para remediar las violaciones de Derechos Humanos en el marco de la crisis política en el país.
"La UE adoptará las medidas apropiadas necesarias en vistas a la falta de señales positivas" tras las consultas bilaterales que mantuvieron ambas partes el año pasado en base al artículo 96 del Acuerdo de Cotonou, que permite suspenderlo en el caso de graves violaciones de Derechos Humanos, han confirmado los Veintiocho en sus conclusiones sobre Burundi, donde han lamentado que la situación "sigue estancada" pese a los esfuerzos de la comunidad internacional.
La Unión Europea pondrá fin su cooperación con el Gobierno de Burundi, aunque mantendrá su ayuda humanitaria y en beneficio de la población, según han avanzado fuentes diplomáticas, que han avanzado que las sanciones se aprobarán todavía este mes.
Los Veintiocho han confirmado la "voluntad" de la UE de "continuar su apoyo a la población burundesa a través de sus actividades de desarrollo". "La UE sigue dispuesta a financiar acciones humanitarias para asistir a la población burundesa", han asegurado en sus conclusiones, en las que piden el acceso humanitario sin obstáculos.
También han recordado que la UE ya impuso sanciones a personas individuales por socavar los esfuerzos para superar la crisis política en el país y reiteran que "sigue preparada para imponer medidas restrictivas contra aquellos cuyas acciones puedan llevar o lleven a actos de violencia y represión, violaciones serias de los Derechos Humanos y/o socaven la búsqueda de una solución política" en línea con el marco propuesto por la Unión africana y la Comunidad del África Oriental.
Los Veintiocho impusieron el pasado 1 de octubre sanciones --congelaron los activos y prohibieron la entrada-- al jefe de gabinete de la administración presidencial responsable de la Policía Nacional de Burundi, Gervais Ndirakobuca, al antiguo responsable de las misiones de la Presidencia y general en la reserva golpista, Léonard Ngendakumana, al agente de Inteligencia Mathias Niyonzima, y al director general adjunto de la Policía Nacional, Godefroid Bizimana, por socavar la democracia y obstruir los esfuerzos para lograr una solución política" en Burundi.
Más de 400 personas han muerto en Burundi desde que el presidente del país, Pierre Nkurunziza, anunciara su decisión en abril del año pasado de presentarse a un tercer mandato a pesar de ser acusado de violar la Constitución del país.
Los ministros de Exteriores de la UE han advertido de que "la falta de perspectiva de una solución política aumenta el riesgo de un endurecimiento de las posiciones y de la confrontación violenta" y han dejado claro que la "prioridad" es proteger y apoyar a la población civil.
También han manifestado su alarma y han reclamado una investigación independiente sobre el presunto aumento de las violaciones y abusos de derechos humanos en el país a la luz de los informes del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, insistiendo en que los responsables de estos actos deben rendir cuentas ante la justicia.