Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE llama a la calma y advierte de que recurrir a la violencia es un "grave paso atrás"

La Unión Europea ha pedido "contención" a las partes en Burkina Faso, en donde manifestantes llevan ya dos días de protestas contra la reforma que permitirá al actual presidente optar a la reelección el año próximo, y ha advertido de que "cualquier recurso a la violencia será un grave paso atrás para el país".
"Recordamos nuestro apoyo al respeto de los principios de la Unión Africana en materia de alternancia política y democrática. Todo lo que pueda afectar o poner en duda la estabilidad y los avances hacia la democracia debe ser rechazado", ha dicho un portavoz del Servicio de Acción Exterior de la UE (SEAE) que dirige la Alta Representante de Política Exterior, Catherine Ashton.
Ello es necesario, añade el portavoz, para "consolidar" la unidad nacional y "reforzar" los medios de acción al servicio de la población y los equilibrios regionales.
En su declaración, la UE pide a "todas las partes" que rechacen cualquier acción "que haga recurrir a la violencia" y advierte de que "todos los actores deben privilegiar el diálogo que respete la diversidad de opiniones y darse el tiempo, si es necesario, para buscar una vía consensuada" que sea aceptada por la mayoría de la población.
Este jueves estaba previsto que el Parlamento del país votara una serie de enmiendas a la Constitución que, en la práctica, permitirían al presidente del Gobierno, Blaise Compaoré, optar a su reelección el próximo año, cuando debía dejar el poder.