Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE confirma que cinco de sus soldados han resultado heridos en ataques de extremistas en Bangui

La misión de la UE en República Centroafricana ha reconocido que cinco de sus soldados han resultado heridos en la capital Bangui tras ser atacados por grupos de extremistas y criminales con granadas de mano y pequeñas armas de fuego.
"Los enfrentamientos han provocado cinco heridos de EUFOR CAR. No corre peligro la vida de ninguno de ellos", ha confirmado el portavoz de la misión, teniente coronel Harald Kammerbauer, que ha precisado que otros cuatro efectivos han sufrido "trauma acústico" durante los ataques mientras patrullaban en el tercer distrito de la capital.
"Todos son franceses", han confirmado fuentes europeas, preguntadas por la nacionalidad de los efectivos heridos.
Los efectivos de la misión europea fueron atacados durante la noche del martes al miércoles por grupos de extremistas y criminales no identificados con granadas de mano y armas de fuego ligeras cuando intentaron separar dos grupos de manifestantes enfrentados entre sí.
Los soldados europeos devolvieron fuego en legítima defensa, mientras que los atacantes desconocidos lograron escapar de la escena.
"Eufor CAR sigue comprometida en cumplir su papel con determinación e imparcialidad y en estrecha coordinación con la misión de la Unión Africana, las fuerzas francesas y las fuerzas de seguridad internas de República Centroafricana", ha asegurado el portavoz de la misión pese al ataque.
La fuerza europea opera al amparo del capítulo VII de la Carta de la ONU, lo que les autoriza a utilizar la fuerza para impedir incidentes de violencia interétnica entre cristianos y musulmanes y también tiene capacidad para hacer detenciones sobre el terreno, responsabilidad principal en todo caso de las autoridades centroafricanas.
Una patrulla de la Guardia Civil perteneciente al contingente español integrado en la misión europea sufrió el 1 de agosto un ataque de elementos insurrectos con fusiles y granadas en el distrito 3 de la capital, una zona de mayoría musulmana y uno de los más conflictivos de la capital, junto con el distrito 5. Los integrantes de la patrulla resultaron ilesos.
España cuenta con un contingente de 88 efectivos, constituido fundamentalmente por unos 50 efectivos de operaciones especiales, 25 guardias civiles, once militares destinados en los cuarteles de la operación y ocho, que forman parte del núcleo de apoyo a la fuerza.
La misión, que alcanzó su plena capacidad operativa el pasado 15 de junio, cuenta con unos 800 soldados y policías de 22 países. La fuerza se encarga de la seguridad y protección del aeropuerto de Bangui, en cuyas inmediaciones hay un campo de refugiados, así como la seguridad de dos distritos de la capital y pretende allanar el relevo de la operación de mantenimiento de la paz de la ONU prevista de aquí a finales de año.
La coalición de rebeldes de mayoría musulmana Séléka y la milicia cristiana de los 'anti balaka' sellaron el pasado 23 de julio un acuerdo de alto el fuego como paso para promover la reconciliación nacional en República Centroafricana.
La milicia del Séléka, que se hizo con el poder tras un golpe de Estado en 2013, fue acusada de múltiples abusos de los Derechos Humanos, lo que llevó a parte de la población cristiana a crear las milicias 'anti balaka' para combatir sus excesos.
Alrededor de un millón de personas, es decir, cerca de una cuarta parte de la población, se ha visto desplazada por los enfrentamientos entre las milicias musulmanas y cristianas. La violencia ha provocado que la práctica totalidad de la comunidad musulmana haya abandonado la capital y otras zonas del sur del país, dirigiéndose a los países vecinos o a los bastiones controlados por Séléka en el norte de RCA.