Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE insiste en que entrega de ayuda humanitaria rusa debe hacerse "con el acuerdo del Gobierno ucraniano"

La Unión Europea ha reiterado este viernes que la entrega de ayuda humanitaria rusa a las regiones del este de Ucrania debe hacerse "con el acuerdo del Gobierno ucraniano" después de que el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), Valentin Nalivaychenko, ha denunciado una "invasión directa" de Rusia tras la entrada de camiones.
"La ayuda humanitaria de Rusia debe ser entregada en pleno respeto del Derecho Internacional, a través de las organizaciones internacionales competentes, y con el acuerdo del Gobierno ucraniano", ha manifestado en rueda de prensa el portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Sébastien Brabant.
El portavoz de Catherine Ashton ha dejado claro que se trata de una posición "muy clara" que ya fijaron los ministros de Exteriores de la UE el viernes pasado en su reunión extraordinaria y es la que ha trasladado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tanto al presidente ruso, Vladimir Putin, como a su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko.
Preguntado si la entrada de camiones rusos supone una nueva violación de la soberanía ucraniana y cuál será la respuesta de la UE, el portavoz ha rechazado pronunciarse al respecto porque las informaciones que llegan "son contradictorias", a la espera de "verificar los hechos".
Una fuente gubernamental ucraniana ha indicado a la agencia Interfax que los camiones han entrado en el paso fronterizo de Izvarino, en la región de Lugansk, sin el permiso de Kiev. "La columna comenzó a moverse por su cuenta, sin el consentimiento de la parte ucraniana y sin estar acompañados por la Cruz Roja", ha subrayado.
Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja ha confirmado a través de Twitter que "el convoy de ayuda rusa está entrando en Ucrania, pero nosotros no lo estamos escoltando debido a la volátil situación de seguridad".
El Ministerio de Exteriores ruso ha confirmado en un comunicado que Moscú ha decidido pasar a la acción y enviar el convoy hacia Lugansk, acusando a Kiev de "demorar intencionadamente" con "excusas" el reparto de la ayuda, bloqueada en la frontera desde el 17 de agosto. De acuerdo con la agencia rusa Itar-Tass, un total de 70 camiones rusos han pasado los trámites aduaneros en la frontera y han entrado en territorio ucraniano.
LA CITA EN MINSK
La Comisión Europea ha confiado por su parte en que la reunión de la Unión Aduanera en Minsk el 26 de agosto, a la que acudirán el presidente ruso y ucraniano, constituya "una oportunidad para discusiones que puedan conducir a crear un nuevo impulso político para encontrar una solución política y duradera en Ucrania", ha explicado en la misma rueda la portavoz del Ejecutivo comunitaria, Chantal Hugues, que ha confirmado que habrá reuniones en los márgenes, pero no se han cerrado todavía.
La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, acudirá a Minsk, junto con los comisarios de Energía y Comercio, en representación de la UE, que también esperan abordar en la cita "las preocupaciones políticas y de seguridad más generales", "la aplicación del acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania" y "explorar la posibilidad de lanzar discusiones de energía en formato trilateral en septiembre" para zanjar la disputa de gas entre Ucrania y Rusia, que amenaza la seguridad de suministro en Europa.
La portavoz no ha podido confirmar si Barroso se reunirá con Poroshenko en Bruselas en los márgenes de la cumbre extraordinaria del 30 de agosto, como ha avanzado el mandatario ucraniano.