Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE ve "urgente" atajar la inmigración a través del Sahel y examinarán ampliar apoyo en seguridad

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han reclamado atajar de forma "urgente" el aumento de inmigrantes irregulares que abandona el África occidental y trata de llegar a Europa a través del Sahel, especialmente desde Níger a Libia.
Asimismo, han reiterado la disposición de la UE a trabajar con los países de la región para "desmantelar las operaciones de las redes criminales" y su tráfico ilegal, al tiempo que han abierto la puerta a examinar las opciones para ampliar la formación y asesoramiento de las fuerzas de seguridad de la UE en Níger y Malí a los otros países del Sahel.
"La UE está alarmada por el aumento en el tráfico de inmigrantes y el tráfico humano, de drogas y armas en la región del Sahel", han reconocido los Veintiocho en unas conclusiones que han aprobado sobre el Sahel, que se enfrenta a "inmensos" desafíos de seguridad por la amenaza terrorista, pero también de inmigración y desarrollo.
Los Veintiocho han dejado claro que la cooperación "incluido en el retorno y la readmisión a los países de origen, sigue siendo clave" y han tomado "nota" de la propuesta de la Comisión Europea de negociar nuevos acuerdos con países clave, entre ellos Malí y Níger, para gestionar mejor la inmigración y que prevé un paquete de incentivos positivos y negativos en función de si cooperan o no con la UE.
También han incidido en que "el refuerzo de la gestión integral de las cuestiones transfronterizas es un elemento crucial para la estabilidad y la seguridad de la región del Sahel y los países vecinos" y por ello han reiterado el compromiso de la UE de apoyar la gestión integral de las fronteras en el Sahel y la región del Lago de Chad.
Los Veintiocho han respaldado los proyectos aprobados para mejorar la gestión fronteriza y atajar de forma más eficaz el tráfico y los flujos irregulares en los países que forman el G5. Estos se financiarán con el fondo de emergencias de la UE para África creado para atajar las causas en la raíz de la inmigración irregular.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha subrayado el "amplio apoyo" de los Veintiocho a la propuesta de la Comisión de negociar acuerdos sobre inmigración con terceros y ha precisado que ya se han aprobado proyectos por 530 millones para atajar la inmigración irregular en el Sahel de fondo de la UE para África, al tiempo que ha confirmado que la UE facilitando "contactos a nivel trilateral" entre Níger, Malí y Chad, para cooperar en el control de la frontera sur de Libia, el principal punto de entrada de la inmigración subsahariana.
El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, ha reclamado que la UE ayude no sólo a Níger y Malí "sino a todos los países del Sahel a luchar contra el terrorismo" y contribuya al "éxito" de su desarrollo. "La única esperanza de la población es la inmigración. No es un mercadeo", ha zanjado, insistiendo en que "si hace falta habrá que ir más lejos" en la ayuda financiera al continente africano.
También el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, ha defendido "incidir al mismo tiempo en seguridad y desarrollo" y ha avisado de que "controlar las inmigraciones irregulares es una prioridad inaplazable y debe ser parte de este enfoque integral centrado en la seguridad y el desarrollo" y ha puesto como ejemplo un proyecto financiado por el fondo de la UE para África para promover grupos de intervención policial en los países del Sahel.
CONSOLIDAR LAS FUERZAS DE SEGURIDAD, UNA PRIORIDAD
Los Veintiocho han subrayado que la UE está dispuesta a "trabajar con los países de la región para poner en marcha medidas eficaces para desmantelar las operaciones de las redes criminales y los modelos de negocio ilegales relacionados" y admiten que "el apoyo a la consolidación de las capacidades en el área de la seguridad para los países del Sahel es una prioridad clave" e insisten en el compromiso de utilizar "todos los instrumentos adecuados" para ello.
En este contexto, han incidido en la contribución de las misiones de entrenamiento y asesoramiento de la UE en Níger y Malí para la estabilidad en la región del Sahel y la importancia de "consolidar" estos esfuerzos de formación y "apoyar" la cooperación regional entre los países del Sahel.
Los Veintiocho ven necesario reforzar la coordinación entre las misiones de la UE en Níger y Malí y los otros programas e instrumentos de apoyo en la región, incluido el fondo de emergencias para atajar las causas en la raíz de la inmigración en África y la nueva iniciativa que busca financiar los equipos no letales para las fuerzas de terceros países entrenadas por la UE y piden "examinar más las posibilidades para la regionalización de las misiones de PSDC (Política de Seguridad y Defensa Común de la UE) lo antes posible".
La UE ya está entrenando y asesorando a las fuerzas de seguridad de Malí y de Níger a través de tres misiones: la misión militar de entrenamiento del Ejército de Malí (EUTM Malí), la misión civil de formación a las fuerzas de seguridad civiles de Malí --Policía, Gendarmería y Guardia Nacional-- (EUCAP Malí) y la misión civil que instruye a las fuerzas de Níger en la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y el control de la inmigración irregular (EUCAP Sahel Níger).
Mogherini ya avanzó el viernes que el objetivo ahora "es ampliar esta acción a los otros tres países del G5", es decir, Mauritania, Chad y Burkina Faso y lanzó un proceso de diálogo facilitado por la UE entre Níger, Malí y Libia para mejorar la gestión de la frontera que comparten.
Los Veintiocho han reconocido que la operación francesa Barkhane "sigue siendo central para combatir el terrorismo en el Sahel" y han condenado "con firmeza" todos los atentados terroristas perpetrados por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), el Estado Islámico, Ansar Dine y Boko Haram y sus grupos afiliados contra civiles y las fuerzas regionales e internacionales en la zona, así como contra la misión de la ONU en Malí (MINUSMA), insistiendo en la importancia de llevar a los autores de los mismos ante la justicia.
También han manifestado preocupación por la lentitud en la puesta en marcha del acuerdo de paz en Malí, cuya aplicación "rápida" han reclamado, al tiempo que han amenazado con sanciones para aquellos que obstaculicen el proceso de paz en el país. "Los que obstaculizan el acuerdo de paz serán responsabilizados por las consecuencias de sus actos", han avisado en el texto de conclusiones aprobado, en el que en cambio celebran la vuelta al orden constitucional en Burkina Faso y la celebración de elecciones en Níger y Chad.