Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE muestra preocupación por la ofensiva de Estado Islámico y pide frente común Gobierno y kurdos

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha manifestado este lunes su "profunda preocupación por la situación humanitaria y las consecuencias para la seguridad" de los asaltos del Estado Islámico en las localidades de Sinjar y Zumar y provincias aledañas y ha instado al Gobierno de Badgad y a los kurdos a hacer frente común contra el grupo yihadista.
La jefa de la diplomacia europea ha condenado las "acciones terroristas" del grupo, incluido los asesinatos y secuestros de civiles inocentes y ha mostrado especial preocupación por "el destino de hasta 200.000 personas" principalmente del pueblo chií de Sinjar que han huido y se encuentran en una situación humanitaria "terrible", rodeados además por combatientes del grupo.
"Hacemos un llamamiento al Gobierno de Irak y al Gobierno de la región del Kurdistán para restablecer su cooperación en seguridad a fin de confrontar al ISIS", ha recalcado en un comunicado de su portavoz, en alusión al antiguo Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS).
Ashton ha elogiado los esfuerzos del Gobierno kurdo para facilitar la ayuda humanitaria y le ha instado a mantener abiertas sus fronteras para los iraquíes desplazados, al tiempo que ha reclamado a todos a hacer todos los esfuerzos para facilitar la entrega de ayuda para todos los necesitados.
Este domingo, el Estado Islámico también se ha hecho con el control de la localidad de Sinjar y de Zumar y de un yacimiento petrolífero en el norte de Irak, pese los intentos de los combatientes kurdos de frenar su avance desde que las fuerzas iraquíes se retiraron de la zona en junio.
El Estado Islámico, que es una escisión de la red internacional Al Qaeda, logró hacerse el pasado mes de junio con el control de varias zonas del norte de Irak, incluida la ciudad de Mosul, la segunda urbe más importante del país, sumiendo al país en la mayor etapa de violencia desde la caída del régimen de Sadam Husein en 2003.