Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE abre la puerta a sanciones "dirigidas" contra quienes obstruyan el proceso político sursudanés

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han instado al Gobierno y rebeldes en Sudán del Sur a acordar "un alto el fuego inmediato" para poner fin a los enfrentamientos sobre el terreno y han abierto la puerta a "estudiar, en caso necesario, medidas restrictivas dirigidas contra individuos que obstruyan el proceso político" o sanciones.
Los Veintiocho han respaldado los esfuerzos de mediación entre las partes para lograr un alto el fuego inmediato encabezados por la Autoridad intergubernamental de Desarrollo (IGAD) y el inicio de un diálogo político incluyente y han defendido la liberación "inmediata" de todos los líderes políticos detenidos en Juba para facilitar el proceso político, al tiempo que se han mostrado en contra de la intervención de fuerzas externas "que pueden exacerbar las tensiones políticas y militares".
Los rebeldes de Sudán del Sur han solicitado a Uganda que retire las tropas desplegadas en el país para ayudar al Gobierno del presidente sursudanés, Salva Kiir, a combatir a combatir a las fuerzas rebeldes lideradas por el exvicepresidente Riek Machar, como condición previa para firmar un alto el fuego y acabar con el conflicto que comenzó el pasado mes de diciembre.
Las conversaciones de paz en Etiopía que tienen como objetivo poner fin al conflicto han sido promovidas por la IGAD, que agrupa a Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán, Uganda, Yibuti, Eritrea y el propio Sudán del Sur, admitido tras su independencia de Sudán en el año 2011.
Los Veintiocho han manifestado que "la UE permanece preparada para considerar apoyo financiero para apoyar las negociaciones y su eventual resultado, incluido un posible mecanismo de supervisión del alto el fuego" y han dejado claro que "la UE sigue plenamente comprometida en responder al deterioro de la situación humanitaria", al tiempo que han hecho un llamamiento a favor de "una asistencia adecuada para sostener los esfuerzos humanitarios" en el país.
Los ministros han manifestado su "profunda preocupación" por el deterioro de la situación sobre el terreno, el aumento de los desplazados y refugiados, las informaciones "sobre violaciones de los derechos humanos a gran escala" y las restricciones a las actividades humanitarias sobre el terreno y han instado a "todos los líderes políticos y militares a proteger a la población y a actuar en el interés del pueblo sursudanés en su conjunto".
"Todos los responsables de violaciones del Derecho Humanitario Internacional y del Derecho Internacional de Derechos Humanos deben rendir cuentas por sus acciones", han avisado en las conclusiones que han pactado sobre Sudán del Sur, en las que confían en el que trabajo de la comisión de investigación de las violaciones cometidas desde el 15 de enero que la Unión Africana tiene intención de crear comience "lo antes posible".
Asimismo, han apoyado los esfuerzos de la ONU para "permitir el refuerzo rápido" de la misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS)" y en particular para reforzar su capacidad de investigar violaciones de los Derechos Humanos.