Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE acusa al régimen de intentar saltarse sanciones y estudiará ampliar sanciones por violaciones de DDHH

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han manifestado su "gran preocupación" por "los intentos" del régimen sirio de circunvenir las sanciones de la UE para obtener "nuevos recursos y continuar financiando su política de violencia" y han avisado de que "la UE actuará rápidamente contra las personas y entidades que están facilitando" este extremo, "tomará los pasos apropiados para mantener las sanciones en vigor efectivas" y estudiará "qué más se puede hacer" contra responsables de violaciones de Derechos Humanos.
"La UE continuará su política de sanciones dirigidas contra el régimen el tiempo que continúe la represión y explorará qué más se puede hacer para hacer frente a aquellos responsables de violaciones de Derechos Humanos o del Derecho Humanitario Internacional", han avisado los Veintiocho en unas conclusiones sobre Siria en las que abren la puerta a nuevas medidas restrictivas.
Los ministros de Exteriores de la UE han reiterado no obstante que "sólo puede haber una solución política al conflicto en Siria" y la importancia de dar un nuevo impulso al proceso de negociaciones en Ginebra aunque han acusado del "fracaso de las primeras dos rondas" hasta ahora al régimen por sus "obstrucción constante de las discusiones, su decisión de designar a miembros del equipo de la delegación de la oposición como terroristas y su rechazo al comunicado de Ginebra" que abre la puerta a pactar un Gobierno de transición.
"La UE urge a aquellos con influencia sobre el régimen a poner presión sobre él para que se implique en discusiones mucho más constructivas", reza el texto pactado por los Veintiocho en el que reiteran su apoyo al enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lajdar Brahimi, y piden al régimen sirio "que muestre un compromiso claro con la agenda de negociación y el método de trabajo, especialmente en tratar en paralelo las cuestiones de terrorismo y la transición" y "que respete todos los elementos del comunicado de Ginebra". Sólo dentro de este marco deben celebrarse nuevas elecciones en Siria.
"Cualquier elección, presidencial u otra, organizada por el régimen fuera de este marco, celebrada en medio de un conflicto, sólo en áreas controladas por el régimen y con millones de sirios desplazados de sus hogares, sería una parodia de democracia, no tendría credibilidad de ningún tipo y socavaría los esfuerzos para alcanzar una solución política", han recalcado.
SIRIA DEBE DEMOSTRAR QUE CUMPLE EN ARMAS QUÍMICAS
Los Veintiocho han dejado claro también que "Siria debe demostrar a la comunidad internacional que está cumpliendo con todas sus obligaciones" tras admitir "retrasos" en el proceso para destruir las armas químicas sirias que, incluidas sus instalaciones de producción para junio, al tiempo que han vuelto a pedir que todos los responsables del ataque masivo con armas químicas perpetrados en las afueras de Damasco en agosto de 2013 rindan cuentas.
Los Veintiocho han vuelto a condenar con firmeza los crímenes de guerra y contra la humanidad cometida por ambos bandos, tanto por el régimen como sus milicias y los grupos terroristas, incluido el Estado Islámico de Irak y Siria y el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda, y han reclamado el fin del apoyo a estos grupos y que se impliquen con terceros países para atajar de forma eficaz el terrorismo y la financiación de los flujos de los combatientes extranjeros.
También han vuelto a manifestar su "alarma" por la continuidad de los ataques con barriles bomba contra zonas civiles por el régimen y su política de sitio como táctica de guerra, al tiempo que han reiterado su petición de que los responsables de tales actos rindan cuentas ante la justicia y el Consejo de Seguridad de la ONU remita la cuestión a la justicia internacional.
Los Veintiocho lamentan la faltan de avances en el terreno del acceso humanitario y han instado a que el Consejo de Seguridad de la ONU tome "más medidas" en caso de que se cumplen "demandas específicas" que piden del secretario general del organismo internacional en sus futuros informes "en respuesta a los bloqueos identificados sobre el terreno", de los que responsabilizan fundamentalmente al régimen.
También han manifestado su preocupación por los casos de "rendición forzada" tachados como "altos el fuego locales" e "impuestos por el régimen a través de sitios de hambruna" y han reclamado al régimen a permitir la supervisión por una tercera parte de dichos alto el fuegos, permitir la evacuación de civiles y la entrada de ayuda, al tiempo que han dejado claro que la UE "donde sea viable" aumentará su apoyo para las áreas que no están bajo control del régimen.
Los Veintiocho han admitido su creciente preocupación por el agravamiento de la situación de los grupos y minorías étnicas y religiosas, en especial el aumento de ataques contra cristianos y han prometido seguir apoyando al Gobiernos vecinos para hacer frente a la crisis de los refugiados.