Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF afirma que los niños de CAR necesitan con urgencia "una solución, esperanza y financiación"

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha afirmado este lunes que los niños de República Centroafricana (CAR) necesitan con urgencia "una solución, esperanza y financiación", al tiempo que ha destacado que en los últimos meses "han padecido una violencia terrible, sufrimiento y miedo".
"Han sufrido golpes mortales y heridas, y han sido testigos de cosas terribles que ningún niño debería ver, y mucho menos soportar. Demasiados niños se han visto desplazados de sus hogares, separados de sus familias y reclutados por grupos armados", ha indicado el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.
Así, el organismo ha apuntado que la última oleada de violencia registrada antes de la elección de la hasta ahora alcaldesa de Bangui, Catherine Samba-Panza, como nueva presidenta del país, se ha saldado con la muerte de 22 personas, entre ellas tres niños, cuando huían de los combates hacia el norte del país.
UNICEF ha cifrado en 2,3 millones el número de niños afectados por el conflicto y ha detallado que cerca de medio millón se han visto a abandonar sus hogares en el último años. "Muchos se encuentran escondidos en los bosques con poco o ningún acceso a servicios básicos o ayuda humanitaria", ha dicho en un comunicado.
"Las escuelas de todo el país están cerradas, los centros de salud han sido saqueados y los sistemas de agua han sido destruidos. La temporada de lluvias, que comienza en marzo, empeorará una situación humanitaria que ya es precaria para cientos de miles de personas que viven en campos de desplazados internos en todo el país", ha añadido.
En su comunicado, el organismo ha pedido a la ONU como la Unión Europea (UE) que los niños "estén en el centro de la respuesta (humanitaria)" y que se aumente "la inversión dirigida a ellos, si es que de alguna manera existe la posibilidad de reconstruir los sistemas de salud, educación y servicios comunitarios que protegen y alimentan a los niños".
"La República Centroafricana se encuentra en una encrucijada. Lo que hagamos ahora o dejemos de hacer tendrá un impacto en los próximos años, no sólo en las vidas de los niños, sino también en toda la sociedad", ha resaltado Lake.
"Si centramos con urgencia la atención, los recursos financieros y la voluntad política de todo el mundo, se podrá recuperar la infancia de los niños de la República Centroafricana para poder lograr un impacto positivo en sus vidas y, por tanto, para el futuro de toda la sociedad", ha remachado.
LLAMAMIENTO DE SAMBA-PANZA AL DESARME
Tras su elección, Samba-Panza ha instado tanto a los antiguos rebeldes de Séléka, principalmente musulmanes, como los grupos de autodefensa cristianos 'antibalaka' a que "depongan las armas" para acabar con meses de violencia interconfesional en el país.
"Soy la presidenta de todos los centroafricanos, sin excepción", ha afirmado Samba-Panza, quien ha tenido que demostrar que no tiene ningún vínculo con ninguno de los dos bandos para poder optar al puesto. "Llamo a mis hijos 'antibalaka' y Séléka a que me escuchen y juntos depongan sus armas", ha agregado.
Samba-Panza se ha impuesto por 75 votos a 53 a Désiré Kolingba, hijo del expresidente del país André Kolingba, después de que ambos fueran los dos candidatos más votados de un total de ocho en la primera votación por parte del Parlamento de transición del país.
La nueva presidenta tomará el relevo a Michel Djotodia, quien llegó al poder el pasado mes de marzo a raíz del golpe de estado de la coalición rebelde Séléka que derrocó al presidente François Bozizé y que dimitió el pasado 10 de enero ante la imposibilidad de poner fin a la ola de violencia entre los antiguos rebeldes, principalmente musulmanes, y las milicias de autodefensa cristianas 'antibalaka'.
Samba-Panza tiene ahora el encargo de dirigir el país hasta la celebración de elecciones, previstas para antes de final de este año. Su elección ha sido recibida con júbilo en las calles de Bangui. Samba-Panza se convierte en la tercera mujer jefa de Estado de Africa, después de la malaui Joyce Banda y la liberiana Ellen Johnson-Sirleaf. Un grupo de mujeres han cantado delante de la Asamblea Nacional tras su elección.