Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF alerta del "peligro extremo y creciente" al que hacen frente los niños en Faluya

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha expresado este miércoles su preocupación por el "peligro extremo y creciente" al que hace frente los niños residentes en la localidad iraquí de Faluya, escenario de una ofensiva de las fuerzas de seguridad contra el grupo yihadista Estado Islámico.
"Desde el inicio de la operación militar en Faluya, a 60 kilómetros al oeste de Bagdad, muy pocas familias han podido abandonar la ciudad. La mayoría se han dirigido a dos campamentos, mientras que el resto han buscado refugio con familiares", ha dicho el representante de UNICEF para Irak, Peter Hawkins.
En su comunicado, ha manifestado que el organismo calcula que al menos 20.000 niños siguen atrapados en la ciudad, agregando que "según los informes, la comida y las medicinas se están agotando, y hay escasez de agua potable".
"Los niños hacen frente al riesgo de un reclutamiento forzoso para combatir, a estrictos procedimientos de seguridad y a ser separados de sus familias", ha lamentado Hawkins.
Así, ha recalcado que "los niños que sean reclutados ven cómo su vida y su futuro son puestos en peligro al verse forzados a portar armas y combatir en una guerra de adultos".
"UNICEF pide a todas las partes (en conflicto) que protejan a los niños en el interior de Faluya y que garanticen una salida segura a los que quieran abandonar la ciudad, así como a los civiles desplazados", ha remachado.
Las palabras de Hawkins han llegado un día después de que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) asegurara que el Estado Islámico estaría usando a civiles como escudos humanos en Faluya.
La agencia de la ONU ha recibido "informaciones de víctimas entre los civiles en el centro de la ciudad, debido a los intensos disparos de artillería, incluidos siete miembros de una misma familia el 28 de mayo", tal y como ha explicado su portavoz, William Spindler, en Ginebra.
Según los datos ofrecidos por el Gobierno iraquí, unas 3.700 han huido de Faluya desde que las fuerzas gubernamentales anunciaron el inicio de la operación para recuperar la ciudad el pasado 23 de mayo, si bien el asalto final comenzó este lunes. Unas 1.300 de estas personas, según el portavoz, están en el campamento Al Iraq, en el distrito de Ameriyat al Faluya, donde trabaja ACNUR.