Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNSMIL muestra su satisfacción por la celebración de la sesión inaugural del nuevo Parlamento libio

La Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha expresado este lunes su satisfacción con la primera sesión celebrada por el Parlamento libio, al tiempo que ha expresado su deseo de que los políticos puedan poner fin a los combates en las dos principales ciudades del país, Trípoli y Benghazi.
"El paso refleja la voluntad del pueblo libio de ver que el proceso democrático y sus resultados son respetados", ha dicho la misión a través de un comunicado, en el que ha destacado que la primera sesión "también refleja la insistencia de la población en construir un Estado de Derecho que respete los Derechos Humanos".
Por otra parte, la UNSMIL ha pedido a todas las partes en conflicto que alcancen "un alto el fuego inmediato y extenso" y que rechacen todos los intentos de resolver las diferencias políticas a través de la violencia.
El nuevo Parlamento libio ha elegido a Aguila Salé Iissa, un parlamentario independiente por la localidad de Al Qobba (este), como nuevo presidente del organismo. Salé Iissa ocupó previamente varios cargos en el sector judicial durante el Gobierno del líder libio Muamar Gadafi, capturado y ejecutado en octubre de 2011 en medio de un levantamiento contra su régimen.
Los miembros de la Cámara de Representantes, elegidos en junio para remplazar al desaparecido Congreso General Nacional (CGN), han celebrado su primera sesión en un fortificado hotel de la localidad de Tobruk, en el este del país, debido a los combates en las dos principales ciudades.
El antiguo responsable del CGN, Azzedine al Awami, ha recordado al inicio del pleno la necesidad de completar una "transición rápida" hacia el nuevo sistema parlamentario, toda vez que Libia vive inmerso en una "tormenta". "Esperamos que todos los libios se unan y antepongan los intereses del país", ha añadido.
Por su parte, el ministro de Justicia, Salé al Marghani --que ejerce de primer ministro por la asistencia de Abdulá al Thinni a la cumbre EEUU-África--, ha instado a los legisladores a conformar un Gobierno de unidad nacional que permita sumar posturas.
Entretanto, en Trípoli, el islamista Nouri Abusahmain, que llegó a presidir el CGN, ha abogado por celebrar un pleno alternativo en la capital y oficializar el traspaso de poderes. No está claro cuál es el apoyo del que goza Abusahmain, si bien algunos diputados se han ausentado de la sesión de Tobruk.
La población libia acudió a las urnas en medio del caos político y de seguridad que sufre el país desde la caída del Gobierno de Gadafi y con escasas posibilidades de que los comicios ayuden a estabilizar la situación.
La situación es tal en el país que las autoridades han decidido cambiar incluso el nombre del Parlamento, que pasará a llamarse Consejo de Representantes, abandonando así el nombre del CGN, vinculado por muchos al estancamiento y el caos que han seguido a la caída de Gadafi. De los 200 escaños que integrarán el organismo, 32 estarán destinados a mujeres.
COMBATES
Más de 200 personas han muerto por los últimos choques registrados en Trípoli y Benghazi. En la capital, las intensas disputas por el control del aeropuerto forman parte de una lucha más amplia entre facciones de Misrata y Zintan y sus respectivos aliados.
Por una parte, se encuentran las brigadas de Zintan --130 kilómetros al suroeste de Trípoli--, que cuentan con el apoyo de los antiislamistas de Qaaqaa y de Al Qawaiq y de otros aliados políticos que temen la llegada al poder de extremistas musulmanes.
En el otro frente figuran combatientes leales a las milicias de Misrata, como el partido Justicia y Construcción, vinculado al movimiento islamista Hermanos Musulmanes.
PASO "IMPORTANTE"
La Alta Comisionada de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha considerado la primera sesión del nuevo Parlamento libio "un paso muy importante" para recuperar la perdida "transición democrática" y la estabilidad.
En este sentido, Ashton ha condenado a través de un comunicado de su portavoz la violencia que sigue afectando al país norteafricano. "Estamos profundamente preocupados por las cada vez mayores consecuencias humanitarias de esta violencia", ha subrayado la jefa de la diplomacia, que pedido a todas las partes el cese de las "hostilidades".