Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Violentos disturbios en Ucrania tras la condena a prisión de 3 europeístas

Madrugada del viernes al sábado en Kiev, capital de Ucrania. Un juzgado ha fallado, por la noche, condenar a seis años de cárcel a 3 personas, acusadas de intentar detonar la estatua de Lenin en 2011. Miles de europeístas esperaban en la calle el veredicto durante horas. Y tras conocerlo intentan entorpecer el paso del convoy policial que traslada a los detenidos. La policía comienza a dispersar a la multitud y utiliza todo lo que tiene. Des porras a gas lacrimógeno. La multitud responde lanzando objetos. Y hasta intentan quitar el casco a algún agente. Entre los manifestantes también hay diputados de la oposición, que denuncian la violencia de las fuerzas de seguridad. Lo hace el diputado de Svoboda, Yuriy Bublyk: “Estamos aquí apoyando a nuestros patriotas, que han sido procesados sin justicia. Pero las autoridades han usado, como siempre, a los antidisturbios, porras, gas lacrimógeno”. La violencia es notoria y la policía arremete también contra la prensa. El fotógrafo Max Levin recibe porrazos y lo denuncia: “Empezaron a pegarnos con las porras y yo les grité: “Soy periodista”, pero no les importó”. Finalmente los manifestantes acorralan a los antidisturbios contra un autobús policial. Y se viven momentos de máxima tensión. Todavía no hay cifra oficial de heridos, pero los hubo. Los agnetes toman finalmente una decisión. Se retiran, entre zarandeos y abucheos y buscan refugio en una comisaría cercana.