Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unasur celebrará el próximo domingo un Consejo de Ministros de Exteriores para analizar la amenaza británica

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) celebrará una sesión extraordinaria del Consejo de Ministros de Exteriores el próximo domingo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil para analizar la amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada de Ecuador en Londres para detener al fundador de Wikileaks, según ha informado la Cancillería de Perú en un comunicado.
La convocatoria se ha realizado a petición de Ecuador y tras consultar con el resto de países miembro, "con el objeto de considerar la situación suscitada en la Embajada ecuatoriana en Londres".
La diplomacia latinoamericana se ha puesto en marcha este jueves, después de que el Gobierno ecuatoriano revelara que Reino Unido ha amenazado con asaltar su Embajada en Londres para detener a Assange y extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales.
La situación se ha agravado horas después, cuando el Gobierno ecuatoriano ha concedido asilo diplomático al fundador de Wikileaks, que lleva desde el pasado 19 de junio en la Embajada a la espera de que las autoridades del país andino le den una respuesta.
Ello ha suscitado las críticas de Reino Unido, que ha negado el salvoconducto a Assange para permitir que viaje a Ecuador, insistiendo en que tiene la "obligación legal" de extraditar al fundador de Wikileaks a Suecia.
Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, sin que Australia, su país de origen, lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.