Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios parlamentarios egipcios critican la revolución contra Mubarak durante la sesión inaugural

Varios parlamentarios egipcios han aprovechado este domingo la sesión inaugural del organismo para criticar la revolución popular de 2011 contra el régimen de Hosni Mubarak, aplaudiendo por contra las protestas que llevaron al golpe de Estado contra Mohamed Mursi en 2013.
Las críticas contra la revolución, que tuvo lugar en el marco de la llamada 'Primavera Árabe', se iniciaron cuando el parlamentario Mortada Mansur se negó a jurar el cargo afirmando que la nueva Constitución aplaude el levantamiento.
"El preámbulo de esta Constitución dice que refleja los principios de la revolución del 25 de enero (de 2011) y la del 30 de junio (de 2013), y sólo creo en la segunda", ha dicho, según ha informado el diario local 'Al Ahram'.
Así, Mansur --que ha hecho frente a cargos por contratar a sicarios para atacar a los manifestantes prodemocráticos en la plaza Tahrir en lo que fue conocido como la Batalla de los Camellos-- ha lamentado que la Carta Magna "obligue a los parlamentarios a jurar lealtad a una parte en la que no creen".
Pese a que finalmente el parlamentario fue obligado por el presidente en funciones a leer el juramento en su totalidad, sus comentarios provocaron que varios diputados se unieran a las críticas.
Así, Taufik Okasha, también independiente y propietario de una cadena de televisión privada, ha recalcado que el nuevo Parlamento "representa únicamente a la revolución del 30 de junio", que acabó con el mandato de Mursi, entonces presidente electo del país.
Okasha, que fue miembro del Parlamento de 2010 que fue disuelto tras el derrocamiento de Mubarak, ha utilizado su cadena de televisión para defender la junta militar que se hizo entonces con las riendas de la transición y para atacar a Mursi y Hermanos Musulmanes.
Por otra parte, el parlamentario Mohamed el Itmani ha sido silenciado por varios miembros de la cámara --encabezados por Mansur y Okasha-- cuando intentaba dar un discurso para defender los valores de la revolución de 2011.
El nuevo Parlamento cuenta con la presencia de un gran número de diputados que fueron miembros del Partido Nacional Democrático (PND) de Mubarak y que desde su derrocamiento se han posicionado en contra de los movimientos revolucionarios y Hermanos Musulmanes.
El organismo ha nombrado en su primera reunión en más de tres años a su presidente, el abogado Alí Abdelal, una posición clave ante las intenciones del presidente del país, Abdelfatá al Sisi, de aprobar más de 200 leyes promovidas por decreto ejecutivo mientras la cámara se encontraba suspendida.
Las nuevas Cortes, dominadas por una coalición leal a Al Sisi, consta de 568 miembros electos más otros 28 designados por el propio presidente. Se trata del Parlamento más numeroso de la historia del país.
La sesión de apertura de este nuevo Parlamento ha supuesto un paso más en la hoja de ruta marcada por los militares tras el golpe de Estado contra Mursi, después de la aprobación en enero de 2014 de la nueva Constitución y la elección del propio Al Sisi como presidente del país en junio de este año.