Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano califica de "signo positivo" la declaración de este Viernes Santo como no laborable en Cuba

La decisión de las autoridades cubanas de declarar el próximo Viernes Santo como día no laborable, tal y como solicitó el Papa Benedicto XVI durante su reciente visita a la isla, ha sido acogida como un "signo positivo" por el Vaticano, según ha asegurado el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi.
"El hecho de que las autoridades cubanas hayan acogido la solicitud del Santo Padre al presidente Raúl Castro, declarando el próximo viernes santo como día no laborable, es ciertamente un signo muy positivo", ha declarado.
Asimismo, ha recalcado que "la Santa Sede desea que esto favorezca la participación en las celebraciones religiosas y felices fiestas pascuales, y que la visita del Santo Padre continúe dando los frutos deseados para el bien de la Iglesia y de todos los cubanos".
El Consejo de Ministros del Gobierno cubano aprobó el pasado viernes 30 de marzo que el viernes de Semana Santa sea festivo con carácter "excepcional", según informó este sábado el Ejecutivo cubano en una nota publicada por el diario oficial del Partido Comunista de Cuba, 'Granma'.
"Durante el encuentro sostenido en el Palacio de la Revolución, el pasado día 27, con (...) Raúl Castro Ruz, el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica le expresó su deseo de que recesen las actividades laborales no indispensables los viernes de Semana Santa, con motivo de las conmemoraciones religiosas que tienen lugar por la pasión y muerte de Jesús de Nazaret", explica la nota.
"Momentos antes de su partida, el presidente cubano le expresó la voluntad de que el próximo viernes 6 de abril, con carácter excepcional, en consideración a Su Santidad y al feliz resultado de esta trascendental visita a nuestro país, se accedía a ello y que se reservaba a los órganos superiores de la nación la determinación definitiva", añade.