Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano presenta normas más severas contra los abusos sexuales

El papa Benedicto XI. Foto: EFEtelecinco.es
La nueva normativa vaticana para los procesos canónicos también introduce un nuevo delito, cuando van unidas la pederastia con la pornografía, por el que se castigará la adquisición, posesión y divulgación "por parte de un miembro del clero, en cualquier modo y con cualquier medio", de imágenes pornográficas que tengan como objeto a menores de 14 años.
Con estas medidas, la Santa Sede ha modificado el documento "Delicta Graviora', de 2001, para afrontar estos casos.
El Vaticano ha vuelto a proponer la normativa sobre la confidencialidad de los procesos para tutelar la dignidad de las personas implicadas.
Debido a que se trata de normas del ordenamiento canónico, es decir, de competencia de la Iglesia, no tratan de la denuncia a las autoridades civiles.
El portavoz vaticano, Federico Lombardi, precisó que se da por descontada la colaboración "y el cumplimiento de lo previsto por las leyes civiles".
Lombardi agregó que la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se encarga de estos casos, ya dijo que "deben seguirse siempre las disposiciones de la ley civil en materia de información de delitos a las autoridades competentes" y que es necesario "adecuarse desde el primer momento" a las disposiciones de ley vigentes en los diferentes países.
Procesos más rápidos
La nueva normativa contempla que los procesos sean más rápidos, así como la posibilidad de no seguir "el camino procesal judicial" normal, sino proceder por "decreto extrajudicial" y presentar directamente al Papa los casos más graves para que el clérigo culpable sea reducido lo más pronto posible al estado clerical.
Lombardi subrayó que la publicación de estas normas demuestra la decisión de la Iglesia de "actuar con rigor y con transparencia" para afrontar los casos de abusos sexuales de clérigos a menores, decenas de ellos ocurridos durante décadas en EEUU, Irlanda, Australia, Alemania, Austria, Bélgica, Holanda, Italia, entre otros países.