Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yatseniuk señala como retos económicos la alta inflación, la falta de inversión y las tensiones con Rusia

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, ha señalado este viernes a la falta de inversión, la alta inflación y las tensiones con Rusia como los principales desafíos económicos para la antigua república soviética para este año.
En una reunión con empresarios locales, Yatseniuk ha dejado entrever su "decepción" por las previsiones económicas, que vaticinan una inflación de "dobles dígitos" y una contracción económica de hasta el tres por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).
En estas previsiones influirá notablemente las complicaciones en las relaciones económicas con Rusia, el mayor socio comercial de Ucrania, ha enfatizado Yatseniuk, que ha adelantado que, como consecuencia, la producción industrial se verá afectada y, por ende, las empresas.
La pérdida de clientes rusos y el aumento de los precios del gas, que la empresa rusa Gazprom cifró en un 40 por ciento esta semana, repercutirá negativamente en los resultados de las compañías ucranianas, según ha anticipado el primer ministro.
Yatseniuk tampoco ha escondido su preocupación sobre la seguridad en Ucrania tras la ocupación y posterior anexión de la región de Crimea a Rusia, ya que ha provocado la salida de inversores extranjeros del país y ha propiciado una imagen "muy vulnerable" de Ucrania ante la continua salida de fondos, según ha informado la agencia estatal de noticias china, Xinhua.
Esta semana la divisa ucraniana ha caído a su menor nivel frente al dólar desde 1991, año en el que Uccrania se independizó. Las deudas acumuladas con Rusia amenazan con acrecentar las tensiones con Moscú y disparar aún más los precios del crudo que atraviesa territorio ucraniano.
Además de la firma del acuerdo comercial con la Unión Europea cuyo rechazo impulsó el derrocamiento de Viktor Yanukovich tras meses de protestas en Kiev, el Gobierno ucraniano ha solicitado ayuda financiera del Fondo Monetario Internacional y a Estados Unidos para reflotar su débil economía.